Agarrón por la nueva presidencia

La senadora Gina Parody propuso el nombre de Marta Lucía Ramírez en reemplazo de Carlos García Orjuela. La dirección alterna asumió las tareas del detenido presidente y se nombró como vocero al senador Carlos Ferro.

La crisis en el Partido de la U como consecuencia de la captura, el viernes pasado, de su presidente, el senador Carlos García Orjuela, se profundizó aún más cuando un grupo de congresistas, de los llamados “disidentes” porque no comparten los lineamientos que se le han dado a la colectividad, puso sobre la mesa el nombre de uno de ellos, la senadora Marta Lucía Ramírez, para asumir el cargo, al tiempo que otros de los miembros de la colectividad, proclives al detenido presidente, propusieron al actual secretario del Partido, Luis Guillermo Giraldo.

Con esta perspectiva, además de la postura ya conocida del asesor presidencial José Obdulio Gaviria, en el sentido de que debería ser un ministro quien se retire del gabinete y asuma las riendas de la U, queda claro que se ha iniciado un fuerte pulso entre las vertientes internas de la colectividad para quedarse con el poder. Una puja que hacia el inmediato futuro es determinante, teniendo en cuenta que se trata del movimiento político que respalda la recolección de firmas para convocar a un referendo que avale un tercer mandato del presidente Álvaro Uribe. Bien es sabido que mientras Giraldo es el coordinador del Comité de Promotores de dicha iniciativa, la senadora Ramírez ha expresado abiertamente su oposición a ella.

El lunes, tras una primera reunión en horas de la mañana de los integrantes de la dirección alterna del Partido —conformada por los senadores Carlos Ferro y Adriana Gutiérrez y los representantes Lucero Cortés, Manuel Vives y Eduardo Crissien—, la decisión fue la de descartar el nombramiento de un presidente en propiedad, debido a que los estatutos internos de la colectividad lo impedían. En cambio, se anunció la elección de un vocero, escogido en consenso con toda la bancada. Según el representante Crissien, la dirección debe ser la encargada de asumir la función que venía desempeñando García Orjuela, en coordinación con ese vocero.

De esta manera, la dirección alterna descartó de tajo la idea de la senadora Gina Parody, una de las “disidentes”, quien postuló a Marta Lucía Ramírez para la presidencia, mediante la convocatoria a una asamblea extraordinaria inmediata. Y aunque Crissien dejó la puerta abierta para que Ramírez pudiera convertirse en la vocera, la representante Lucero Cortés rechazó esa posibilidad porque, según dijo, ella hace parte de una disidencia “que quiere cambiar el rumbo del Partido”.

Sin embargo, la misma Marta Lucía Ramírez aprovechó el barullo para seguir lanzando críticas y autoexcluirse de la postulación. “No tengo ningún interés de asumir la presidencia de un partido que no tiene un peso”, dijo, proponiendo que sea alguien externo el nuevo líder de la U, planteando el nombre del empresario Sergio Uribe, alguien que en un principio ayudó a la conformación de la colectividad. Y fue en ese tire y afloje que el representante a la Cámara Mauricio Lizcano habló del secretario Luis Guillermo Giraldo como la persona ideal para reemplazar a García Orjuela, ya que, según dijo, tiene experiencia política y conoce al dedillo el manejo del Partido.

Giraldo, ni aceptó ni descartó tal postulación, aunque expresó su respaldo a que sea la dirección alterna la que asuma todo el trabajo que venía desempeñando el presidente. De paso, reiteró el compromiso con el referendo reeleccionista: “Nosotros continuaremos respaldando al presidente Uribe y la reelección, y respaldando proyectos auspiciados por la bancada. Lo que yo digo es que el Partido continúa”. Y frente a la propuesta de que sea un ministro el que llegue a asumir el mando, se mostró en desacuerdo porque, según dijo, no es el momento de dejar “cojo” el gabinete del Presidente.

Ya en horas de la tarde se citó a una reunión de la bancada para escoger vocero, a la cual, como no sucedía desde hace mucho tiempo, asistieron los “disidentes” (Ramírez, Parody, el senador Armando Benedetti y el representante Nicolás Uribe). Durante el encuentro hubo un fuerte rifirrafe y Ramírez fue increpada por las declaraciones entregadas a la prensa descalificando a los directivos de la U, no sólo por el manejo político sino también financiero. Y aunque hubo llamados a la unión, las posiciones siguieron siendo distantes. Al final, se aceptó convocar a la asamblea extraordinaria el 4 de octubre, que parece será el pulso definitivo entre Marta Lucía Ramírez y Luis Guillermo Giraldo. También que la dirección alterna manejará las cosas por ahora y que Ferro actuará como vocero en el Senado y Crissien en la Cámara.

Temas relacionados
últimas noticias