América Latina, en la encrucijada

¿Quiénes cuidan mejor el medio ambiente en América Latina, los gobiernos socialistas o los gobiernos neoliberales?

América Latina es una potencia en recursos naturales. En términos del patrimonio natural del planeta, la humanidad tiene una de sus más importantes reservas aquí. No obstante, los procesos de degradación son preocupantes. Estamos en el momento histórico de definir si buscaremos desarrollarnos en la senda de la sostenibilidad o el crecimiento económico en el corto plazo, aun a costa de la disponibilidad futura de nuestra base natural.

En el tema del cambio climático, por ejemplo, mientras América del Norte se comporta como el gran emisor de gases de efecto invernadero, Meso- y Sudamérica son territorios de captura neta de carbono, contribución apreciable a la regulación del clima planetario. Sin embargo, lo más importante es que esa riqueza natural sea el eje sobre el cual consolidamos el desarrollo de nuestros países.

El papel de América Latina en la economía mundial se asocia con la provisión de materias primas, lo cual supone impactos sobre los recursos naturales. El desafío consiste en manejarlos con sabiduría, de modo que se garantice el acceso de la sociedad a los beneficios de los ecosistemas.

Sería apresurado e irresponsable definir que las ideologías de izquierda o de derecha conducen a una mejor o peor gestión del medio ambiente. Unos y otros pueden reclamar experiencias exitosas, pero ninguno puede demostrar, en la práctica, que sus propuestas de desarrollo conduzcan de forma automática a la sostenibilidad.

En medio del momento que viven las democracias latinoamericanas, con varios países inclinándose por el socialismo, preocupa que no se le otorgue prioridad a la gestión del medio ambiente. Por ejemplo, gobiernos como el de Brasil y el de Colombia, cuyos enfoques ideológicos son disímiles, comparten la misma visión respecto al tema de los biocombustibles y los mismos argumentos sobre los potenciales impactos ambientales de esta agroindustria.

¿Dónde encontraremos la receta para un desarrollo económicamente responsable, socialmente incluyente y ambientalmente sano? Los latinoamericanos tenemos el desafío de hallar nuestra propia senda, que nos integre como bloque a los procesos globales, pero sobre la base de un modelo para construir una región con justicia social, competitividad económica y ecosistemas saludables.

 

Temas relacionados
últimas noticias