Bajo la lupa de Pinto

<p>Para nuestro seleccionador nacional, no será un partido más el del próximo sábado en Lima, por la eliminatoria.“A Perú lo conozco como la palma de mi mano, a ese pueblo lo quiero y adoro, pero debo ganarle”, afirma.</p>

Cuesta creer que una palabra y de apenas cuatro letras, pueda desestabilizar tanto a alguien. Y la sorpresa se hace mayúscula si la persona se distingue por un férreo carácter. Pero Jorge Luis Pinto es un ser humano como cualquier otro y cada vez que le mencionan a Perú, de inmediato su corazón late aceleradamente y los ojos del técnico se hacen agua.

Desde que en 1997 dio la vuelta olímpica con Alianza Lima, primera en su carrera e histórica para los blanquiazules, que acabaron con un ayuno de 18 años sin título, el seleccionador nacional de Colombia adquirió doble nacionalidad, y este sábado, en el Monumental de la capital peruana, sus sentimientos también terminarán enfrentándose. “Con el dolor de mi alma, debo ganarles”, es lo único que deja escapar la voz entrecortada de un trabajador incansable y emocional hasta decir no más.

¿Sí tuvo tiempo de dormir entre la minigira europea y la definición de la nómina para los juegos contra Perú y Ecuador?

Le confieso  que la última semana en Londres y París es la que menos he dormido en mi vida por múltiples razones, cambio de horario, viajes y todo; pero tenemos que decir que así como hay tranquilidad generalizada, también existe preocupación en dos o tres posiciones en las que debemos mejorar. Sin embargo, de igual forma considero que hoy, con relación a los primeros cuatro partidos de la eliminatoria, tenemos dos o tres puestos en mejor rendimiento.

¿Qué le ha impedido conciliar el sueño últimamente?

Que encontremos el gol, que definamos bien y seamos oportunos en las múltiples opciones que encontramos en los distintos partidos.

¿Usted conoce más a Perú o en el vecino país conocen más al seleccionador nacional de Colombia?

Estamos en igualdad de condiciones (risas). Perú me conoce y sabe cómo es el trabajo que realizo; a la vez yo los conozco muy bien a ellos.

Las bajas que tendrá no son para confiarse…

De ninguna manera, porque el jugador peruano cuando se le da la oportunidad de jugar en selección se transforma, la siente y se alegra. El profesor Del Solar lleva una generación de buen talento y en cierta forma ese proceso que viene adelantando es muy similar al cambio que tuvimos que hacer acá nosotros.

Más allá del seguimiento habitual que le hace a los rivales, ¿el tener tantos amigos en Perú favoreció el espionaje?

La verdad que sí, a pesar de que Perú va a presentar un equipo con cuatro o cinco jugadores nuevos, pero todos los amigos que tengo allá han sido unos espías excepcionales y sé que Perú está preocupado por mi trabajo, que siempre ha sido reconocido allá.

O sea que no lo podrán sorprender...

Los conozco como la palma de mi mano, sé hasta cómo se hace el cebiche y con eso le digo todo. A los peruanos


los quiero y adoro, pero debo ganar.

¿Qué debe neutralizar el próximo sábado?

El talento del mediocampo hacia adelante, con jugadores como Mariño o Chávez, quienes le dan un tinte de fútbol un poco más claro, en espacio reducido, más típico del fútbol peruano.

Pero a ellos también les preocupa la falta de gol…

Sí, puede que jueguen con un solo delantero, de pronto dos, están en eso; pero independientemente de eso, Perú es un equipo de respeto, con argumentos y nosotros debemos prepararnos de la mejor manera para contrarrestarlos.

¿La referencia de Perú pasa por Solano?

El liderazgo pasa por Solano, un jugador que sigue vigente; sin embargo, cuenta con jugadores de otras características que también son importantes, como Paolo Guerrero, atípico por su corte europeo, que puede ser muy útil, pero la nueva generación tiene tendencia al buen fútbol de juego corto e improvisación individual, de mucha asociación. Entonces la clave está en neutralizar esos circuitos.

¿Este es un partido más que especial para usted por todo lo que vivió en Lima?

Sí porque medio país no sabe para dónde irse, si conmigo o con Perú, y voy a poner a jugar a muchos aliancistas que a pesar del tiempo me siguen, admiran y respetan. Si llegan a apoyarme como lo hicieron en la Copa América de 2004 cuando enfrentamos con Costa Rica a Chile, les estaré muy agradecido, pero no es fácil.

¿Se puede decir que jugará en cierta forma de local?

Sí, me voy a sentir de local, pero con mucha responsabilidad porque ellos van a esperar muchas cosas de mí, de mi selección. Yo debo entregar muchas cosas para que sigan pensando en Perú que mi trabajo es bueno.

Pero va a jugar en el estadio de Universitario…

Me hubiese encantado hacerlo en Matute (NdR: sede de Alianza) indudablemente, pero ahí estarán los de la U que a veces me quieren y a ratos no, pero siempre con mucho respeto (risas).

¿Con lo de Alianza Lima hay un antes y un después en la vida de Jorge Luis Pinto?

Yo sí creo, no sólo por lo que viví, sino por lo que el pueblo peruano me quiere, me quedé para siempre hincha de Alianza.

¿Un pedazo de su corazón se quedó en Lima?

Sí, por todo lo que viví, como el fenómeno Cúcuta, por ejemplo; pero siempre he dicho y diré que pasarán muchos años para vivir lo que Alianza me dio y de pronto me muero sin volverlo a sentir.

¿Cómo espera juntar esos sentimientos encontrados?

La mejor muestra de gratitud hacia el pueblo peruano es jugando bien y ganando, absolutamente.

Ninguna ‘cámara’ escondida

Para cumplir como anfitrión en su primera participación en una Eurocopa, el seleccionador de Austria, Josef Hickersberger, buscó en las nuevas tecnologías la manera de mejorar el rendimiento de sus dirigidos y por eso ordenó la instalación de una cámara hipóxica en el campo de entrenamiento de Lindabrunn, localidad en los alrededores de Viena, donde los centroeuropeos cerraron la segunda fase de preparación de cara al torneo austro-suizo.

La noticia no sorprendió en absoluto a Pinto, pero sí le “alegró mucho, porque demuestra que nuestro departamento médico está trabajando en los niveles más altos y que las críticas que nos hicieron en su momento están desvirtuadas; el fútbol de élite nos da la razón y eso indudablemente reconforta”.

Estas cámaras, utilizadas muy a menudo por alpinistas y ciclistas, emula situaciones de altitud con poco oxígeno en el aire,


que producen efectos potencialmente beneficiosos sobre el rendimiento físico a través de la adaptación metabólica muscular del deportista, en este caso de los jugadores nuestros.

Y para sacar más pecho todavía, Pinto les busca el máximo provecho posible y “frecuentemente las estamos utilizando, hasta se las hemos prestado a algunos jugadores en el país que han comprobado los beneficios que éstas les ofrecen”.

Y para los que pensaban que sólo estaban destinadas para los juegos en altura, como el de la segunda jornada eliminatoria en La Paz, el técnico les aclara: “Llevamos una a Londres y París para darles tratamiento a dos o tres jugadores, porque es un aporte a la forma física del atleta”.

Así lo entendió también Raúl, ídolo del Real Madrid, que llegó incluso a dormir en una de ellas para recuperar el ritmo de competición tras salir de varias lesiones que le impedían estar en plenitud de condiciones. Los resultados fueron óptimos y el delantero blanco remató una notable temporada, que le valió incluso adjudicarse el Premio Alfredo Di Stéfano al mejor jugador de la liga española, que coronó, de paso, a los merengues.

En cifras

70 jugadores ha utilizado el técnico nacional  desde que asumió el cargo en noviembre de 2006.

1 partido amistoso disputaron Perú y Colombia en Lima, el 9 de septiembre pasado (2-2).

“Del Solar defiende esencia del fútbol peruano”

La presión en el Monumental de Ate recaerá este sábado en el local y más después de la humillante derrota que sufrió el domingo a manos de México en el Soldier Field de Chicago. Del Solar y sus dirigidos no sólo llegaron con exceso de equipaje por los cuatro goles encajados, también con muchas dudas en todas sus líneas que deben despejarse en apenas cinco días.

Pinto no tiene tantas, pero igual entiende que “una cosa son los amistosos, donde se prueban hombres y variantes, y otra muy distinta la competencia, porque los objetivos y las responsabilidades son bien diferentes”.

Tal vez esa sea la razón por la que manifiesta “un profundo respeto por Perú y su selección” que está en manos de alguien “como Del Solar que en la cancha siempre representó la esencia del fútbol peruano con el buen trato de pelota como premisa y ahora eso es lo que defiende y promueve”.

A Chemo espera saludarlo, como también reunirse “con algunos amigos, en especial con los de Alianza que, según entiendo, me tienen algo preparado por lo del título que se consiguió en  1997”.

“Ecuador se la juega toda”

Primero está Perú, pero igual, Pinto mira de reojo a Ecuador, segundo rival en este reinicio eliminatorio, el cual encontrará “más fortalecido anímicamente y reforzado en algunos aspectos tácticos, porque todo cambio trae sus cosas y eso lo viene haciendo el profesor Sixto Vizuete”.

Será otro equipo respecto al de seis meses atrás y lo analiza “a través de tres conceptos: uno, la memoria táctica que no puede desaparecer, porque ellos hicieron un trabajo estable y bueno; el segundo, la aparición de dos o tres jugadores que impregnan alegría y le dan color al fútbol que necesitaba Ecuador y el tercero, la motivación y la necesidad porque para ellos es determinante el partido, se la juegan toda contra nosotros, ya que donde pierdan están casi eliminados”.

Temas relacionados