Campeón, ahora o nunca

<p>Para los jugadores de la selección de España el partido de este domingo ante Alemania es mucho más que una final, es una cita con la historia.</p>

Ellos tendrán la posibilidad de darle a su país un título internacional en categoría de mayores después de 44 años de frustraciones. Porque una medalla de oro olímpica con la selección sub 23 (Barcelona 1992) y un título mundial sub 20 (Nigeria 1999) son pocos palmares para una nación considerada como potencia del balompié.

Por eso es una oportunidad que no pueden dejar pasar. Sobre todo ahora que además de tener buenos jugadores, han logrado conformar un equipo serio, maduro, práctico y con la jerarquía suficiente para imponer su estilo de juego en la cancha y sacar resultados en su favor.

El artífice de eso ha sido el experimentado técnico Luis Aragonés, a quien nadie quería en España hace un año, pero al que todo el país idolatra ahora.

Él se encargó de convencer a sus futbolistas de que tenían las suficientes armas para superar a rusos, suecos, griegos e italianos. Pero su misión aún no ha terminado, pues aún debe superar el obstáculo mayor, Alemania.

“Siempre han dicho, y con razón, que España llega a todos los torneos como favorita, pero nunca gana. Nosotros queremos acabar con esa premisa de una vez por todas, pero sabemos que para lograrlo tenemos que superar al equipo mejor preparado mentalmente del mundo”, dijo ayer Aragonés, quien el próximo 25 de julio cumplirá 80 años.

Y levantar la copa no será una tarea fácil, a pesar de que los ibéricos han sido el equipo con mayor regularidad del torneo. Suman cuatro triunfos y un empate. Han marcado 11 goles y apenas han encajado tres.

Además, ha tenido jugadores en un excelente nivel, como el arquero Iker Casillas, el defensa Carles Puyol, los volantes Andrés Iniesta, Cesc Fábregas y David Silva, además de los delanteros Fernando Torres, Daniel Güiza y David Villa, quien será su gran ausencia para el duelo de este domingo, que comenzará a la 1:45 p.m. y será transmitido en directo desde el estadio Ernst Happel de Viena, por los canales Caracol y Espn.

“Más allá de los nombres, importa el funcionamiento del equipo, y tenemos la certeza de que será igual o mejor al de los partidos anteriores. Vamos a jugarlo como una final, como el partido más importante de nuestras carreras”, advirtió el arquero Iker Casillas, quien podría convertirse en el jugador con los logros más importantes en la historia del balompié ibérico, pues hizo parte del equipo que ganó el mundial juvenil en 1999 (con el volante Xavi Hernández), y con su club, el Real Madrid, ha ganado dos Ligas de Campeones de Europa y cinco títulos de la liga local. Él y su España tienen una cita con la historia y no pueden fallar.