Dólar continúa en caída libre

Medidas de control al ingreso de capitales no han dado resultados. Analistas consideran que las determinaciones sólo se aplican al 10% del flujo de capitales que llega del exterior. Proponen reducir el gasto y bajar el déficit fiscal.

Es claro que las medidas tomadas por el Gobierno Nacional el viernes pasado para frenar la entrada de capitales no han dado resultados en su objetivo de frenar la caída del dólar. Este martes la divisa comenzó la jornada perdiendo $10 y al cierre se ubicó en 1.729,25, cuando la TRM del viernes estaba en 1.747.

Considerando las situaciones coyunturales de ayer, Daniel Argüelles, analista de mercado de Corredores Asociados, manifestó que en el comportamiento del dólar durante la jornada anterior pudieron influir las tendencias revaluacionistas que se advierten en las monedas latinoamericanas como el real brasileño y del peso mexicano, y el dato de inflación que se conoció el viernes pasado, que reveló que en lo corrido del año va en 5,12%.

Si bien estos factores de mercado influyeron en el fortalecimiento del peso frente al dólar, lo cierto es que con una caída tan pronunciada, lo que está en juego es el aparato productivo del país, como resultado de que la producción nacional se hace cada vez menos competitiva frente a los bienes importados. Esta situación puede derivar en que las empresas consideren hacer recortes en las plazas de trabajo.

Así lo considera Mauricio Rodríguez Múnera, rector del Cesa, para quien “el Gobierno debe tomar medidas de fondo para reducir el gasto y el déficit fiscal, y así cambiar las expectativas, como resultado de un menor endeudamiento”.

Sucede que si los gastos del Gobierno central son mayores que los ingresos, tiene que salir a endeudarse. Si lo hace en dólares llegan al país más divisas y se aumenta la presión sobre la revaluación. Y si lo hace en pesos, deben subir las tasas y Colombia se hace más atractivo para las inversiones de portafolio, con lo cual los flujos de capital siguen llegando del exterior y se fortalece el peso colombiano.

El déficit fiscal el año pasado llegó al 3,2% del PIB y para este año la meta del Gobierno central es de 3,3%. Aunque el tema pensional sigue siendo un elemento que genera inflexibilidades a la hora de reducir el gasto.

El comportamiento del dólar también puso a prueba las medidas de control de capitales que se tomaron el viernes anterior, como el aumento a los depósitos no remunerados de 40 a 50% e incrementar los plazos de permanencia de la inversión extranjera hasta dos años.

El analista Eduardo Sarmiento, decano de Economía de la Escuela Colombiana de Ingenieros, considera que las medidas al ingreso de capitales al país se han debido extender a todos los sectores, no sólo a los de portafolio, que representan el 10% de los ingresos.

Añade que el Gobierno está legislando en temas monetarios, con lo cual el papel de la Junta del Banco de la República se ha desdibujado en el control de fenómenos como la revaluación y la inflación, sobre los cuales sus actuaciones tampoco han sido efectivas, considerando que la inflación de este año se ubica en 5,12%, cuando la meta modificada la ponía en 4,9%. Y el dólar se sigue debilitando frente al peso.

Por su parte, Mauricio Cárdenas, director de Fedesarrollo, se mostró de acuerdo en que las medidas de control de capitales son poco efectivas, “considerando que “los grandes flujos de capital provienen de la inversión extranjera directa para sectores como el petrolero”.

Argüelles, de Corredores Asociados, considera que el dato de inflación del mes pasado, 0,93%, le pone presión a la próxima reunión de la Junta del Emisor para aumentar las tasas, cuando el Gobierno, los empresarios y los gremios, como Fenalco y la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) le piden que baje las tasas. Guillermo Botero, presidente del gremio de los comerciantes, es un convencido de  que el incremento en las tasas de interés le ha restado dinámica a la economía y que no han sido efectivas para controlar la inflación de los últimos meses.

Al cierre de esta edición, El Espectador conoció que el presidente Álvaro Uribe, preocupado por la situación del dólar y de la inflación en lo corrido del año, citó ayer a las 7:00 p.m. a la junta directiva del Banco de la República y al Ministro de Hacienda para analizar la situación.

El Ejecutivo se encuentra seriamente preocupado sobre el impacto que tanto la revaluación como la inflación tengan en el comportamiento de la economía durante el segundo semestre del año. Además, en momentos en que se requieren recursos para atender las necesidades por el deterioro de la infraestructura vial y de quienes resultaron damnificados por la temporada invernal.

En cifras

14,12% se ha revaluado el peso colombiano en lo corrido del  año, situación que está golpeando el aparato productivo del país.

10% de los flujos de capital que ingresan al país corresponden a inversiones de portafolio, por ello las medidas para controlar el ingreso de capitales pierden efectividad.