El Parque de la (in) Dependencia

La plazoleta de la Jiménez con 3ª, un punto de encuentro de periodistas, poetas y artistas.

Es tiempo de bicentenarios. Tiempo de recordar la Independencia patria. Ése es el ritmo de las horas actuales. Por casualidad, pensando en ese tema, fui a buscar en los viejos baúles que mis padres me prohibieron abrir, y encontré una serie de cartas que ellos se enviaron cuando todavía eran novios. Allí aparecían frases sueltas de Mao. Una de ellas me gustó: el tigre de papel.

Me puse a buscar referencias al respecto y encontré una película. Un excelente filme de Luis Ospina. En uno de sus episodios, la actriz Vicky Hernández, evocando al personaje principal, Pedro Manrique Figueroa, lee uno de sus poemas y habla del Parque de los Periodistas, que en los setenta era conocido como el ‘Parque de la Dependencia’.

Al principio ese lugar no me dijo nada. No sabía (o no recordaba) dónde quedaba dicho parque. Seguí buscando en el Baúl, y me encontré con más cartas de mamá, y apareció el sublime nombre de Raúl Gómez Jattin, gran poeta, y visitante asiduo, como PMF, del parque. Volví luego a las frases de Mao, fueron apareciendo otros izquierdistas de la época, como el economista brasileño Cardoso, y vi a un lado de la hoja que se hablaba de las “teoría de la dependencia”. ¿Tendría que ver con el ‘Parque de la Dependencia’?, me pregunté…

El Parque de los Periodistas, antes ‘Parque de la Dependencia’, ubicado en la Avenida Jiménez con carrera 3ª, tiene un vecino bastante indiferente: La Academia Colombiana de Historia. Ahora ya no tiene mucho que ver con la economía ni con el bicentenario. O por los menos no del todo. Tiene que ver, eso sí, con “las memorias del subdesarrollo” y con lo que risueñamente nombra Roberto Bolaño como “la literatura lumpen”, en especial porque dentro del templete vivió durante algunos años un hombre mayor, negro y remolón, que contaba historias casi salidas de Edgar Allan Poe. Yo alcancé a conocerlo, cuando estudiaba francés no lejos de allí.

El templete de Bolívar, que reposa en el parque, fue trasladado aquí hace casi cuarenta años, cuando se celebraba el sesquicentenario de la Independencia. Ahora, el Parque está a punto de tomar un nuevo aire, con la remodelación del famoso Hotel Continental, hogar de los nuevos yuppies posmodernos (en inglés, “young urban professional”), que no tienen tiempo ni ganas de recordar a los viejos paseantes, como Manrique Figueroa, Gómez Jattin o Pierre Languinez (poeta menor). Para ellos, y para nosotros, va esta postal de una mañana habitual.

Temas relacionados