El poderdante

«El abogado del excongresista Mauricio Pimiento (...) será investigado
por “difamar” la condena que la Corte Suprema de Justicia, profirió
contra su apoderado»: <b>El Espectador</b> (08-05-24).

Debe estar el caso muy perdido como para que el abogado tenga que conseguir apoderado que lo represente. Tal es el caso que me expone mi amigo Enrique Uribe Botero. El apoderado es el abogado; la sentencia de la Corte es contra su poderdante (el que da el poder). Otro gazapillo, de menor cuantía, es escribir ex congresista en una sola palabra.

Antirreeleccionista

«Aunque resulte casi subversivo decirlo, declaro que soy una antireeleccionista integral y convencida. Y sí, aunque me lluevan rayos y centellas…»: María Jimena Duzán, El Tiempo (08-06-02).

Estuve buscando el gazapo de la erre en la palabra sismorresistente con motivo del lamentable caso del reciente terremoto que azotó a Cundinamarca y a Meta. Bueno, no leí con mucho cuidado, pero nunca falta. La semana pasada doña María Jimena me lo reemplazó con esta perla antireelecionista. Qué dificultad tan grande cuando hay que juntar un prefijo terminado en vocal con una palabra que empieza con ere. Hay que duplicar la r para que conserve el sonido fuerte de la inicial. Lo que más le conviene a María Jimena contra esos rayos y centellas es un pararrayos, no un pararayos.

No menos dañina es la presentación de don Daniel Coronell en la última revista de Semana cuando señala:

«Según los re-reeleccionistas la presencia de cualquier otro inquilino en la casa de Nariño…».

Claro que la palabra rerreeleccionista sería horrorosa, aunque bien formada sin guión. Pero para eso hay otros recursos como los reeleccionistas reincidentes, o reeleccionistas que repiten, etc.

Temas relacionados
últimas noticias

Las redes sociales

Comillas innecesarias

Gustar de

Las aretas II

El Santoral