“Falta orientación de empresas al riesgo”

<p>La propiedad de las empresas en el mundo está cambiando, hoy es de fondos anónimos, de los cuales hacen parte cientos de miles de personas.</p>

Han pasado apenas unos meses desde cuando Juan Alberto Castro se retiró de la presidencia de Legis. Allí permaneció nueve años, durante los cuales la compañía de impresos y especializada en temas de contenidos legales se expandió por varios países de América Latina y se consolidó en Colombia como una de las compañías más importantes del sector.

El retiro de Castro obedeció a su deseo de dar forma a su espíritu emprendedor, aprovechando, según él, el momento por el cual atraviesa la economía colombiana y el entorno latinoamericano, propicios para iniciar nuevos proyectos a través de un fondo privado de inversiones.

¿Cómo ve el momento del país y de la economía?

La fiesta no se ha acabado. Simplemente se fue un mariachi, le bajaron el volumen a la música o se está cambiando de ritmo. Sí se percibe una desaceleración, que era lógica por las medidas que ha venido tomando el Banco de la República para bajarle la dinámica a la economía y evitar situaciones complicadas. Pero el entorno sigue siendo positivo y la percepción del país en el exterior continúa en niveles altos, impulsada por la seguridad.

¿A qué se debió su salida de Legis?

Llegó el momento de pensar más como emprendedor que como ejecutivo. Los niveles de inversión y de oportunidades en este momento hacen que se consideren nuevos proyectos. Encontré que el fundador de Legis quería estar más focalizado y yo veía una oportunidad en la diversificación.

Esa fue la posibilidad para desvincularme, además, el modelo de empresa familiar no permitía el desarrollo de algunas iniciativas. Pienso que las compañías familiares en Colombia deben abrirse a posibles inversionistas y socios estratégicos. Estas empresas son menos orientadas al riesgo, mientras que en el mundo hay modelos, como los fondos de inversión, que pueden canalizar proyectos ambiciosos.

¿Cómo ha canalizado esas inquietudes?

Me encontré con dos colombianos, Carlos González, que trabajó en el fondo de capital privado de JP Morgan, y Diego Acevedo, en Booz Allen. Carlos, al retirarse, decidió darle forma a un fondo de capital privado para Latinoamérica y así nació Palmfund, que comenzó con un capital de US$90 millones y tiene compromisos de llegada de más capitales por US$200 millones.

Yo participo como socio operador en la adquisición de algunas compañías, en especial en el negocio editorial. En Chile, Argentina y México compramos compañías emblemáticas como Abeledo Perrot en Argentina. A estas empresas se les quiere dar una connotación de contenidos regionales, creo que las normas son hoy más regionales y los contenidos jurídicos van en esa dirección, potenciado por el mundo on line.

¿En Colombia ya tienen algún negocio?

Tenemos una alianza con la compañía D’vinni, una empresa de artes gráficas y de servicios de impresión, a través de una vinculación de Palmfund, y por invitación de los socios seré presidente de esta compañía, que operará en alianza con las empresas que estamos comprando afuera, como Lexis Nexis, (una empresa inglesa que adquirió en Latinoamérica compañías de contenido legal y a la cual Palmfund le compró la operación en la región, por US$20 millones, en abril de este año).

 Otro negocio en el cual quiere participar el fondo es el de la publicidad BTL (publicidad en medios no tradicionales), en el cual se están adelantando compras de empresas, que estarían en el rango de $150 mil millones en ventas, además de publicaciones de nicho. Las inversiones se hacen entre el fondo de capital privado, unos socios y la alianza con los actuales dueños de D’vinni.

¿La idea es montar otro Legis?

No, competir con Legis es muy difícil porque está muy diversificada. Claro que mi experiencia es en una industria donde nos encontramos con ellos. Nosotros queremos tener una orientación más a la diversificación, con fuerte presencia regional, mientras Legis es una compañía más tradicional.

 Nosotros somos más orientados al riesgo y a varios sectores de crecimiento en la región, no únicamente del mundo editorial y de producción de contenidos, que es el tema del que yo me ocupo.

¿Por qué invertir cuando la economía da muestras de haber entrado en un período de desaceleración?

El precio de los commodities en la región, oportunidades como la de la minería, el entorno de seguridad y el manejo prudente de la economía colombiana son ventajas competitivas. Por mi trabajo viajo por muchos países y me doy cuenta de que la gente realmente quiere invertir en Colombia.


 Por eso no comparto que estemos en el final de la fiesta. Al contrario, es el momento de ver las oportunidades, estoy seguro de que el TLC con Estados Unidos se aprueba, el que tenemos cerca con Canadá es una oportunidad. Bogotá, por ejemplo, tiene todo para convertirse en un centro de negocios importante. No comparto para nada la percepción de un momento difícil de la economía.

¿Cómo aprovechar el mercado de capitales para generar inversión y crecimiento?

El modelo de fondos de inversión ayuda porque consigue recursos para proyectos de emprendimiento. Aunque considero que las empresas familiares del país, que son el 80%, tienen que abrir sus estructuras e ir al mercado de capitales, para que en el caso de Colombia no sea movido únicamente por Ecopetrol. Al empresario colombiano le hace falta más orientación al riesgo. Los que están pensando o ya son regionales tienen que invertir con riesgo para ser jugadores regionales.

Así pasó en Chile y México, de donde están llegando a Colombia empresas importantes, que incluso muchas son familiares, como Telmex, Cemex o Bimbo. Nosotros estamos en un proceso normal, de ir adquiriendo tamaño para abordar mercados internacionales, los próximos cinco años en el mundo empresarial colombiano serán muy dinámicos.

¿Qué va a pasar con la propiedad de las empresas?

En Colombia se está abriendo un debate porque la propiedad de las empresas nacionales, que era de colombianos, está pasando a manos de extranjeros. En el mundo, el fenómeno de la propiedad hoy es menos importante que la gestión. Sucede, como ocurrió en Bavaria, por ejemplo, llegaron dos o tres internacionales, pero el grueso de los funcionarios permanece. La propiedad en el mundo es de fondos anónimos, de accionistas anónimos.

¿Qué le preocupa?

La revaluación, aunque está cediendo y espero que se mantenga. Hay que tener en cuenta que ha sido una oportunidad para importar bienes de capital y hacer una reconversión tecnológica del aparato productivo. Una moneda apreciada tiene que conducirnos a la productividad y a la competitividad.

Hay sectores más golpeados que otros. Ahora la inflación también es un fenómeno regional y mundial, a lo cual hay que sumar fenómenos como la demanda de alimentos y bienes básicos por parte de las economías emergentes. Por ello tener una inflación de un dígito como la de Colombia y con variaciones menores ofrece un panorama interesante.

¿Qué hace atractivo a Colombia?

Una posición geográfica privilegiada, un tamaño de la población con unas masas críticas importantes y un cambio en el entorno de confianza y seguridad que se destacan. Y el talento humano. Además tenemos empresarios y empresas que se destacan, como Carvajal, Corona, el Grupo Antioqueño, los bancos y un entorno sofisticado del mundo empresarial.

También unas industrias de construcción y servicios importantes. Hay oportunidades, además porque en mi caso estoy combinando el mundo ejecutivo al que pertenecí con el del emprendimiento.

¿Qué le parece la llegada de Ricardo Obregón a la presidencia de Carvajal?

Ha sido una empresa familiar manejada de manera muy profesional. Es el mejor ejemplo de una multinacional colombiana. Obregón es un acierto por su nivel profesional y personal, además porque llega en un momento coyuntural importante, donde el mensaje hacia afuera es que quieren convertirse en una organización abierta, llegar a bolsa; es mi percepción.

¿Qué va a pasar en la industria editorial en Colombia?

Será muy dinámica, con la llegada de jugadores importantes como Planeta y Prisa, y lo que está pasando con los medios de comunicación en general. Tanto la industria de contenidos, como la de artes gráficas van a tener una consolidación importante porque se requiere tener masas críticas importantes para competir, lo cual abrirá oportunidades de negocios.

 

últimas noticias

Rionegro tendrá el primer tren ligero del país

“Big Data” aplicado al campo en Colombia