Karadzic al banquillo

Comenzó el juicio contra el “Carnicero de  Sarajevo”. En la primera audiencia fue notificado de las acusaciones en su contra, y denunció irregularidades en su detención.

Sin la espesa barba que le ayudó a esconderse por varios años ante los ojos de las autoridades, con una notable pérdida de peso y los ojos hundidos y lastimeros, compareció Radovan Karadzic a su primera audiencia en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY), con sede en la ciudad holandesa de La Haya.

El antiguo líder de los serbobosnios, a quien se le acusa de ordenar la muerte, entre 1992 y 1995 de más de 8.000 bosnios musulmanes, llegó a la sala escoltado por dos guardias y sin abogado defensor.

La primera pregunta del juez holandés Alphos Orie fue acerca de su defensa. “Tengo un consejero legal, pero he decidido representarme a mí mismo”, dijo Karadzic con tono tranquilo.

Desde el banquillo de los acusados, escuchó cómo el juez Orie enumeraba los 11 cargos por los cuales será procesado: uno por genocidio; otro, complicidad en genocidio; cinco por crímenes contra la humanidad y nueve acusaciones por crímenes de guerra.

El acusado negó  pronunciarse acerca de su inocencia o culpabilidad en los actos que se le imputan, pero sí hizo referencia a las supuestas irregularidades cometidas por las autoridades serbias al momento de su captura.

“En Belgrado se me secuestró por parte de civiles que no conozco, no me leyeron mis derechos, ni se me dio acceso al teléfono para que mis amigos no me tuvieran que buscar en hospitales”, aseguró enérgico Karadzic, y agregó que huyó de la justicia por 13 años gracias a un pacto con Estados Unidos para que no interfiriera en el Acuerdo de Dayton, el documento que puso fin a la guerra de Bosnia en 1995.

El juez no permitió que se extendiera en más detalles, y llamó a una nueva audiencia para el próximo 29 de agosto, día en que Karadzic anunciará si se declara culpable o inocente.

El relato del juicio se extendió por todo el mundo. En Pale, la ciudad bosnia que fue el fortín de Karadzic durante la guerra, las autoridades les devolvieron a su esposa e hijos los documentos de identidad para hacer posible su viaje a La Haya.

Al norte de Europa, en Dinamarca, Fikret Alic recordó junto a un periodista de la CNN sus años como prisionero en un campo de concentración serbio. Entonces, los mismos reporteros enfocaban su cuerpo esquelético y registraban su testimonio para denunciar las atrocidades de la guerra en los Balcanes.

Hoy las cámaras lo muestran relajado. Con un cigarrillo en la boca, Alic se siente confiado en que Karadzic recibirá una condena. “En el juicio se sabrá todo. Si antes podíamos vivir todos juntos, y ahora también, ¿por qué no se pudo entonces?”, pregunta, con cierto enfado.

Lo que sigue en el juicio

En la segunda sesión del juicio contra Radovan Karadzic, el acusado debe decidir si se declara culpable o inocente de los 11 cargos que se le imputan; en caso de que decida no hacer pronunciamiento alguno, se presentará una declaración de inocencia para iniciar formalmente el juicio.

Expertos en justicia internacional prevén que, debido a su complejidad, el juicio tendría una duración de dos a tres años antes de conocerse el veredicto final. Si la orientación del proceso gira en torno a los excesos cometidos en la guerra de los Balcanes, y no en sus consecuencias, las posibilidades de una condena contra Karadzic aumentarían.

Temas relacionados

 

últimas noticias