La Liga contra el ‘Flu’

<p>Liga Deportiva de Quito y Fluminense de Brasil llegan por primera vez a la última instancia de la Copa Santander Libertadores, luego de dejar en semifinales a los favoritos Boca Juniors y América de México, respectivamente.</p>

El pasado 20 de febrero, en el estadio Casa Blanca de Quito, Liga Deportiva y Fluminense fueron los encargados de abrir el Grupo 8 de la Copa Santander Libertadores con un empate sin goles. Tres meses y medio después, ambos equipos volverán a enfrentarse en doble confrontación como en la primera fase, pero no por un cupo a la siguiente ronda sino para levantar el trofeo de clubes más codiciado del continente.

Contra todos los pronósticos que auguraban una final Boca-América por la tradición de xeneizes y mexicanos, el ‘Flu’ se dio el lujo de eliminar al campeón de la versión pasada, mientras los albos de la capital ecuatoriana le cortaron las alas a ‘Las Águilas’ para llegar por primera vez a la última instancia del torneo.

También lo será para el club de Río que fue fundado el 21 de julio de 1902 y cuya popularidad radica en ser el eterno rival del Flamengo, el conjunto más popular en el país de los pentacampeones del mundo.

Fluminense, que a nivel local sólo ostenta el Campeonato Brasileño del 84 y la Copa de Brasil del año pasado que le permitió disputar la presente de la Santander Libertadores, espera ser el noveno equipo brasileño en llevarse la Copa que ya levantaron Sao Paulo (en tres ocasiones), Santos, Cruzeiro y Gremio (dos), además de Flamengo, Vasco da Gama, Palmeiras e Internacional.

Liga no podrá tener tantos años de existencia como su rival de turno (fue fundado el 11 de enero de 1930), pero sí tiene más títulos en el campeonato ecuatoriano gracias a las nueve vueltas olímpicas que ha dado, además de un mayor número de participaciones en el certamen continental, del cual fue semifinalista en dos ocasiones: 1975 y 76.

De igual forma, la responsabilidad histórica del club albo de Quito no sólo es con su afición, también la tiene con el fútbol ecuatoriano en general, porque es el segundo en su país en llegar a la última instancia copera, luego de que Barcelona lo hiciera en 1990 y 1998, perdiendo ambas finales con Olimpia y Vasco da Gama, respectivamente.

En conclusión, ambos están a 180 minutos, o de pronto a 210 de la gloria, ya que según el reglamento de la competición, si al cabo de ambos encuentros finales hay igualdad en puntos y en diferencia de gol, se disputará un alargue de 30 minutos (en dos períodos de 15’) y luego, de persistir el empate, se recurrirá a la definición desde los 12 pasos.

La serie comenzará en Quito, cuando el próximo 25 de junio Liga Deportiva reciba en su estadio, ‘Casa Blanca’, al elenco tricolor –como también se le conoce en Brasil–, el cual le devolverá atenciones en el mítico Maracaná de Río de Janeiro, el 2 de julio.

Argumentos futbolísticos les sobran y varios choques de talento se prevén: Guerrón vs. Júnior César; Thiago Neves vs. Manso o Washington vs. Bieler, pero lo cierto es que la historia de nuevo les ha reservado una cita, aunque a diferencia de aquella de febrero pasado, ahora  sólo puede haber un vencedor.

En cifras

23 años hacía que la Libertadores no tenía una final inédita, cuando en 1985, se enfrentaron Argentinos Juniors y América de Cali.

2 derrotas acumula Fluminense en la presente versión copera, mientras Liga ha caído en tres oportunidades, una de ellas contra su rival de turno, en primera fase (1-0).