Música del Bajofondo

Se les conoce como los padres del tango electrónico, aunque ellos niegan esa invención y cada vez están más próximos a la esencia de los estilos folclóricos del Río de la Plata.

Lo de Bajofondo es ambicioso. Los integrantes de este colectivo están de acuerdo en algunos aspectos esenciales. El primero es que llevan un poco más de 40 años sin escuchar un nuevo estilo musical porque las bandas en las regiones argentinas o uruguayas bañadas por el Río de la Plata hacen rock, jazz o experimentan con ritmos tradicionales, pero no se atreven a consolidar una propuesta novedosa, genuina y que marque el derrotero. Ellos quieren dar el primer paso para que la historia los recuerde y esa es su intención… o más bien su pretensión.

También están sintonizados en que su forma sonora no se enmarca dentro de lo que se conoce como tango electrónico, así muchos melómanos les hayan endilgado su paternidad. Incluso, cuando decidieron enfrentarse a este proyecto hace unos siete años, sus líderes, el productor Gustavo Santaolalla y el músico y programador Juan Campodónico, nunca pensaron en abordar este ‘sentimiento triste que se baila’ como el instrumento idóneo para comunicarse con el mundo.

Así, durante un almuerzo espontáneo entre un par de amigos de vieja data, surgió Bajofondo para, inicialmente, rescatar algunas sonoridades tradicionales como la milonga y el candombe (un ritmo de raíz africana), pero con un lenguaje actual. Empezó como una idea de laboratorio, como un experimento, que con el paso de los años se desarrolló de tal manera que logró convocar una banda de ocho músicos. Con varios toques encima, este colectivo ha depurado su sonido y se está acercando a lo que un día el dúo Santaolalla-Campodónico soñó.

“Conocí a Santaolalla en la década de los 90 cuando yo tenía una banda que se llamaba Peyote asesino y él nos contactó para producir nuestro debut y a la vez nuestra despedida. Él hacía muchos años que no salía a tocar porque estaba concentrado en la producción y mi caso era el contrario, porque no quería producir y tenía la intención de dedicarme a tocar. Quisimos intercambiar experiencias y la mejor manera que encontramos fue Bajofondo”, recuerda el músico, compositor y productor Juan Campodónico.

Lo que un día comenzó como un ejercicio experimental ya tiene discos premiados con el Grammy, así como registros aplaudidos en todo el mundo como Bajofondo Tango Club, Supervielle, Bajofondo remix y hace unos meses presentó Mar dulce, un álbum grabado, como dicen sus líderes, en vivo porque todos los integrantes se metieron juntos al estudio, tal como se hacían antes los discos. Los estilos sonoros son bastante contemporáneos, aunque la interpretación se realiza con


instrumentos tradicionales, como una manera de rendirles homenaje a los más puristas del tango, todos aquellos que un día los cuestionaron por tratar de ir más allá.

“Queremos hacer una música nueva y nos encanta lo que hacemos porque para nosotros es muy difícil diferenciar entre el trabajo y la diversión”, confirma Campodónico, para quien Bajofondo es la prueba viviente de que en la música se puede innovar.

Los del Bajofondo

Gustavo Santaolalla: guitarra, percusión, compositor, productor.

Juan Campodónico: compositor, productor, programación, Dj.

Luciano Supervielle: piano, programación, Dj.

Martín Ferres: bandoneón.

Javier Casalla: violín.

Gabriel Casacuberta: contrabajo.

Verónica Loza: voces, Dj.

Adrián Sosa: batería. 

Única presentación en Bogotá:

Downtown Majestic, calle 23 N°. 6-19. Jueves 31 de julio, 9:00 p.m.

Temas relacionados