“No hay nada imposible, menos en el fútbol”

El técnico de la selección turca, Fatih Terim, relata los últimos minutos en los que milagrosamente eliminaron a República Checa, en la primera ronda de la Eurocopa. Este viernes, el juego ante los croatas comenzará a la 1:45 p.m.

Pasarán años antes de que los aficionados turcos olviden la histórica remontada de su selección ante República Checa, el domingo pasado.

“Después del tercer lugar en el Mundial de Corea y Japón 2002 esa victoria ha sido la más significativa de nuestro balompié y refleja lo que es la personalidad de nuestra raza, nunca nos damos por vencidos, aún en la adversidad”, declaró el legendario goleador Hakan Sukur, quien no fue convocado para el torneo por el estratega Fatih Terim, uno de los grandes personajes en la historia del balompié turco, conocido como El Emperador.

Faltaban apenas cinco minutos para el final del juego y los checos ganaban 2 a 1, pero Nihat Kahveci marcó dos anotaciones y le dio la clasificación a los turcos. El lunes, al entrenamiento del equipo, que de inmediato comenzó a preparar el duelo de este viernes ante Croacia, por los cuartos de final, asistieron más de cinco mil hinchas, que no se cansaron que alabar a sus jugadores: “Gracias, estamos orgullosos de ustedes”, les gritaban sacando pecho, pues esa colonia es muy numerosa en este país y padeció durante tres años las burlas de los suizos, que los eliminaron del repechaje clasificatorio para el Mundial de Alemania.

Fue tan emocionante el recibimiento de la gente, que al final de la práctica, en el bello estadio Colovray de Nyon, todos los miembros de la delegación accedieron a tomarse fotos con sus seguidores y firmarles autógrafos.

Luego, el técnico Terim, ex defensa central capitán de la selección de su país, y ex entrenador de las equipos nacionales de menores, Galatasaray,  Fiorentina y Milán, habló con la prensa de la clasificación de su equipo y lo que será el duelo ante Croacia.

“Nada es imposible, menos en el fútbol. Sólo que las victorias requieren tiempo”, señaló. Cual filósofo, agregó que “las horas oscuras vienen justo antes del alba, por eso no nos rendimos”.

¿Sintió que estaban eliminados?

Ellos quedaron 2-0 a 15 minutos del final y creo que sintieron que el partido se había acabado. Nosotros, en cambio, pensamos que había que darlo todo hasta el final. Los checos habían sido mejores en la partido, pero reaccionamos bien y al final ganamos con justicia, pero también con un poco de suerte, por el error del arquero Peter Cech, pero esas cosas pasan en el fútbol.

¿Fueron al todo o nada?

Ya no importaba perder por más goles, había que ir al ataque con todo, hice un par de cambios y les dije a mis jugadores que se fueran adelante.


¿Y después, ya ganando, le expulsan al arquero?

Pues peor, pero ellos también se desesperaron y no nos pudieron crear ocasiones claras. De todas maneras me preocupé porque nos habíamos podido ir a la definición por penaltis.

¿Han hecho un buen torneo?

Fue complicado empezar ante Portugal. No creo que hayamos jugado mal. Pero no hemos dado el brazo a torcer en ningún momento y esa ha sido una de las claves, pues contra Suiza también estuvimos abajo en el marcador y lo remontamos en el último minuto, este equipo ya parece milagroso. Ese partido además lo querían los hinchas, porque Suiza nos eliminó del pasado mundial.

¿Tanto como para el título?

Ya lo dije, las victorias requieren tiempo y paciencia, nosotros tenemos la virtud de ser pacientes. ¿Alguien pensó hace cuatro años que Grecia se llevaría la Copa a casa?, nadie. Pero eso tampoco significa que ahora van a ganar los que no son favoritos.

¿Qué sabe de Croacia?

Es un gran equipo, tiene un buen comportamiento colectivo, pero le apuesta mucho a sus individualidades en la zona de ataque. Los enfrentamos en la Euro de 1996, que también dirigí, y nos ganaron 1-0, pero las cosas han cambiado. Llegan anímicamente muy fuertes por sus grandes presentaciones en la fase inicial, pero nosotros también estamos optimistas. Me gustan algunos de sus jugadores, pero tampoco me preocupa ninguno de ellos, así le hayan ganado a Alemania.

¿Se ve en semifinales?

Llegar a semifinales por primera vez sería un enorme éxito, más aún tras todas las lesiones que hemos tenido que afrontar, pero primero hay que jugar y ganar. Tenemos con qué. Personalmente estoy encantado con este grupo de jugadores, le hemos demostrado al mundo de lo que somos capaces y que siempre luchamos hasta el final.

Tenemos tres jugadores lesionados y otros sancionados, pero contamos con buenos suplentes. Espero que en el próximo partido juguemos desde el principio tan bien como lo hicimos al final de los otros.