La OEA tampoco escapa de las lluvias

Las torrenciales lluvias que afectan a Colombia también hacen parte de la reunión que este fin de semana se llevó a cabo en la ciudad de Medellín.

El escenario al aire libre que estaba destinado a una cena como parte de la asamblea anual de cancilleres de la OEA quedó destruido tras los fuertes vientos acompañados de lluvia.

 La estructura metálica, cubierta por una lona, que iba a cobijar a por lo menos 500 empresarios y funcionarios de gobierno en una cena ofrecida en la jornada por el presidente Álvaro Uribe, no resistió la crudeza del clima, que dejó sorprendidos a los asistentes por los estruendosos truenos y relámpagos.

 Fuentes de la organización de la Asamblea General —la reunión anual más importante de la OEA—, dijeron que la cena fue cancelada y reemplazada solamente por “un vino de honor”.