Parábola del precio de la divisa: ganadores y perdedores

La caída del dólar deja pérdidas millonarias y los consumidores de bienes son los que ganan.

La tasa de cambio del peso respecto al dólar se ubica en la actualidad en niveles comparables con los presentados en el año 1999. La evolución de este indicador, en lo corrido de la década, presenta forma de parábola, alcanzando el máximo en febrero de 2003, con una tasa cercana a los 3.000 pesos por dólar. Estos movimientos cambiarios producen ganadores y perdedores, generando inquietudes e incertidumbres en los agentes productivos. Es entonces pertinente analizar los determinantes que garanticen la correcta toma de decisiones.

La tasa de cambio es el precio de las monedas extranjeras y responde a las fuerzas del mercado. La fuerza de la oferta y sus movimientos están determinados por las exportaciones, los créditos en divisas otorgados al país, las transferencias que hacen los colombianos que están en el exterior y por la inversión extranjera hecha en Colombia, entre otros.

La fuerza de la demanda está compuesta principalmente por la compra de divisas generada por las importaciones, el pago de créditos tomados en el exterior, la repatriación de capitales y el giro de utilidades de las empresas extranjeras a las casas matrices.

¿Qué factores han presionado la revaluación?

La estructura productiva y las relaciones con el resto del mundo se han transformado profundamente en la última década. La economía colombiana se ha recuperado de la crisis iniciada a finales de los noventa, presentando en el último quinquenio un crecimiento vigoroso y sostenido, el cual ha marcado el rumbo del precio de la divisa. Este fenómeno de crecimiento económico ha cambiado las expectativas pesimistas de los agentes, impulsando al país hacia nuevos umbrales. La consecuencia más significativa de este cambio en el clima económico lo representa la inversión extranjera directa, la cual se ha mantenido en cifras cercanas a los diez mil millones de dólares anuales en los últimos años. Esto demuestra la confianza internacional en el desarrollo presente y futuro del país.


Simultáneamente, la crisis económica de Estados Unidos con la pérdida de valor de su moneda en los mercados cambiarios  internacionales se ha traducido en la revaluación del peso. Este escenario se ha visto favorecido por la evidente dependencia colombiana de la economía norteamericana y por la creciente globalización.

El Banco de la República, en su afán por cumplir con el mandato constitucional de controlar la inflación, duplica la tasa de intervención en el último año. El incremento de tasas de interés que le sigue fomenta la entrada de capitales y presiona la oferta de divisas valorando el peso. Este ciclo se incentiva con los diferenciales de las tasas de interés nacionales y extranjeras.

¿En el recorrido de la parábola, quiénes ganan y quiénes pierden?

Ganan los consumidores de bienes y servicios importados por menores precios. Ganan los empresarios al poder adquirir materias primas y bienes de capital a un menor costo. Ganan los inversionistas extranjeros al adquirir activos de largo plazo y de portafolio. Gana el Banco de la República al facilitar el control de la inflación.

Ganan los deudores en moneda extranjera al reducirse el servicio de la deuda.

Pierden los exportadores, al recibir menos pesos por cada dólar recibido. Entre los principales perjudicados se encuentran las empresas exportadoras de flores, los cafeteros y los confeccionistas, quienes han enfrentado con mayor rigor las consecuencias de la revaluación.

Pierden los sectores productivos intensivos en mano de obra, que enfrentan en los productos importados a fuertes competidores.

Pierden las familias beneficiarias de transferencias de los emigrantes nacionales.

En cinco años, estos mismos actores invirtieron sus roles de ganadores a perdedores. ¿Hacia donde continuará la parábola cuya dinámica parece desconocer las recientes medidas del Gobierno y las intervenciones del Banco de la República? Sin embargo, la pregunta de fondo es: ¿Qué le conviene al balance del país para mantenerse en la senda de crecimiento que viene experimentado de manera sostenida?

Temas relacionados

 

últimas noticias