Píldora del día después no es abortiva

El Consejo de Estado, al resolver una demanda de nulidad, ratificó el registro sanitario que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) le concedió el 14 de septiembre de 2000 a Profamilia para que durante diez años importe y venda el anticonceptivo Postinor 2 o píldora del día después.

La acción contra la resolución del Invima fue interpuesta por Carlos Humberto Gómez Arámbula, quien manifestó que dicho medicamento es abortivo porque “no evita el encuentro entre el espermatozoide y el óvulo”, debido a que a los pocos minutos del acto sexual se han fecundado, interrumpiendo así “deliberadamente la vida humana”.

La corporación se basó en conceptos médicos de organismos como la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Colombiano de Medicina Legal. En ellos encontró que el componente esencial del Postinor 2, ‘Levonorgestrel’, no causa daño directo al embrión humano.