Primer sorbo final de la Libertadores

Cada uno proclama lo que hará, pero bien podría hacer una cosa distinta. Ni Liga de Quito saldría este miercoles (7:30 p.m. por Fox Sports) con voracidad ofensiva, ni Fluminense asumiría riesgos de entrada para el primero de los dos partidos por la final de la Copa Libertadores.

Cultivadores de la astucia, ecuatorianos y brasileños juegan el partido más importante de sus vidas, sobre una línea delgada que en las finales no admite el peso de errores.

Liga necesita ganar y por una buena diferencia, para ir sin tanta urgencia al desquite del 2 de julio en Río, cuando la Libertadores arroje un campeón inédito, el número 22 desde su inauguración en 1960.

“Demostramos que Liga está hecho para grandes cosas”, dijo el técnico de Liga, Edgardo Bauza, cuyo equipo tendrá la ventaja de jugar a 2.850 metros de altura, imbatible durante esta competencia y que se apresta a vivir una noche memorable con 42.000 personas en las gradas.