La reina de las playas

La Costa Este de esta isla del Caribe es uno de los destinos más apetecidos por los viajeros. Para familias o parejas, la oferta hotelera y las distintas actividades son garantía de descanso y diversión.

Uno de los paraísos de República Dominicana ya no tan escondidos —desde que la pareja Clinton la escogiera en 2001 para sus primeras vacaciones después de dejar la casa Blanca— es Punta Cana, en la Costa Este. Un punto geográfico privilegiado por poseer  unas playas y un paisaje que la han convertido en uno de los destinos románticos por excelencia, no sólo para ir de luna de miel sino para celebrar bodas.

Sin embargo, este destino también es ideal para familias completas a través de los planes todo incluido que han desarrollado los hoteles de esta zona. Así, no sólo hay diversión para parejas, sino que existe una amplia oferta de deportes acuáticos, centros de recreación para niños y acceso por tierra a Santo Domingo, además de otros puntos turísticos de la Costa Este como La Romana, la ciudad de Higüey, el Manatí Park.

Más que sol 

Además de las opciones marítimas, hay excursiones tipo safari hacia el interior de la isla en cuatrimotos o buggies destechados, o paseos más cortos por la playa a caballo.

Otra de las alternativas  es hacer el recorrido de las playas que incluye playa Macao, Playa Cabeza del Toro donde hay uno de los principales destinos para buzos.

Otra opción es tomar un vehículo hasta el nororiente de la isla y descubrir nuevos destinos de sol cerca a Samaná como Las Galeras y Playa Cala Blanca. En este pueblo de pescadores está uno de los mejores puntos de la isla para hacer snorkel. Otras playas son Playa Rincón, a donde sólo se llega en carro o en bote y es uno de los destinos aún no desarrollados; Cozón y Playa bonita, donde el oleaje es más fuerte y abundan los restaurantes de comida de mar.

Para viajeros curiosos o turistas más tranquilos, para parejas o familias, Punta Cana y en general República Dominicana ofrece más que el sol del Caribe.

Una importante infraestructura hotelera combinada con el encanto de los dominicanos, quienes llevan el merengue y la alegría en la sangre, hacen de esta zona una excelente opción a la hora de escoger unas vacaciones de verano.

Lo que es definitivo no olvidar es el buen ánimo, ropa de cómoda y liviana para tierra caliente,  buena protección solar y la mejor disposición para que la isla, con todo lo que puede ofrecer, lo sorprenda y lo acoja con los brazos abiertos.

 

últimas noticias