Rescates agitan baraja de presidenciables

Aún es incierto si Íngrid Betancourt regresará a la política.Todos se preguntan cuándo se lanzará Santos.

Por ser un hecho político de impacto internacional y por estar en él implicadas varias figuras de la dirigencia colombiana, el rescate de 15 de los secuestrados que permanecían en poder de las Farc agitó también el panorama electoral de cara a las votaciones para presidente de la República.

Como es lógico, el más beneficiado con el golpe a las Farc es el presidente Álvaro Uribe, quien desde su época de candidato se la jugó por la mano dura contra esa guerrilla. Las Farc atraviesan su más grave crisis de popularidad y de fuerza militar, lo que demuestra que, aunque generó resistencias en algunos sectores, la política del Gobierno está logrando el principal de sus objetivos.

Con este panorama lo más lógico es que Uribe, rey de las encuestas hasta el momento, incremente aún más su favorabilidad y con ello les dé nuevos argumentos a los promotores de su segunda reelección.

Pero el triunfo de la seguridad democrática no sólo estimula políticamente una eventual candidatura presidencial para dentro de dos años. También le ayuda a su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, jefe directo de las Fuerzas Militares y de Policía. Si bien es cierto que las felicitaciones por los recientes éxitos militares se las merecen también desconocidos héroes que jugaron directamente su vida en el operativo y hasta algunos de sus antecesores, que abrieron camino a la constitución de unas Fuerzas Militares al ataque, fue a Santos a quien le correspondió la época de la cosecha. Será su fotografía con los secuestrados la que pase a la historia y hasta podría hacer que despegue en las encuestas.

Santos ha mantenido prudencia para evitar que el fervor por el rescate se confunda con sus aspiraciones políticas, pero no es un secreto que tiene ganas de jugar como candidato y ya algunos de los miembros del Partido de la U —fundado por él— han sugerido que se lance al agua.