“En una pierna juego”

“Hasta en una pierna juego”, bromea Fabián Vargas, pero al verle el rostro embarrado y correr hasta después del estiramiento que le pone el punto final al entrenamiento, sus palabras son más serias de lo que parecen, porque en cuestión de horas pasó de ser un probable descartado, a titular para el juego del sábado contra Perú.

El inconveniente muscular que le impidió terminar el partido de vuelta de la Santander Libertadores en el Maracaná, una semana atrás, parecía también marginarle del primer partido en el reinicio de la eliminatoria, pero Vargas tuvo la mejor medicina para recibir el alta médica: “Si me la creía y me daba por descartado, estaba perdido, así que hice de cuenta que no tenía nada y a partir de ahí todo se hizo más fácil”.

Fue al límite, pero sin correr riesgos innecesarios, porque “obviamente uno debe ser responsable y atender las recomendaciones médicas, había que esperar la evolución y esas horas se me hicieron eternas, tenía cierta ansiedad, pero por fortuna la respuesta fue satisfactoria y estoy a disposición del cuerpo técnico”.

Pinto, aliviado, no sólo le ha incluido en los trabajos, también parece tenerlo entre los fijos para iniciar el juego contra Perú en el Monumental de Lima, integrando por izquierda la línea de tres del medio, con la que espera contrarrestar “el manejo de pelota en la mitad, porque jugadores como Mariño, Cominges y el mismo Solano son muy técnicos y debemos evitar que tengan el balón”.

Para el bogotano, que debutará en la presente eliminatoria, está prohibido confiarse por el difícil momento que vive el seleccionado peruano, toda vez que “ellos saben que la mejor forma de responder a las críticas es ganándonos, así que van a salir a buscar el partido y nosotros debemos ser inteligentes y aplicados”.

Y para lograrlo, encuentra en Freddy Guarín “a un jugador con una madurez impresionante que recupera y sabe qué hacer con el balón”, mientras destaca de Sánchez “la fortaleza física, el orden táctico”.

Agresividad entonces no tendrá necesidad de pedirle el técnico, compromiso ni hablar, pero si aparte Pinto exige como requisito primordial el compromiso con la camiseta tricolor, el bogotano ya demostró que le sobra.