Vendaval azotó a Yondó

La madrugada del sábado la naturaleza hizo estragos en el municipio antioqueño del Magdalena Medio. Damnificados esperan ropa y víveres.

El amanecer del sábado para los habitantes del municipio antioqueño de Yondó no fue nada grato. Un fuerte vendaval destruyó totalmente 30 viviendas y en forma parcial otras 362, dejando a 1.680 personas afectadas. Para colmo de males, ayer un fuerte aguacero empeoró la situación y a las casas destechadas por el primer evento, se les filtró el agua, que alcanzó las pertenencias personales de los damnificados.

Además, el vendaval derribó numerosos árboles que obstaculizaron la vía que comunica a Yondó con Barrancabermeja.

Jorge Rodríguez, alcalde de Yondó, manifestó que la tragedia afectó “a casi 420 familias. Estamos consiguiendo alimentación y de hoy (ayer) a mañana (hoy) llegan 1.500 tejas de eternit y diferente ayuda”.

Asimismo, aseguró que se estaban adelantando las gestiones necesarias para atender la emergencia. “Hemos recibido algunos materiales de construcción que son muy importantes para ayudarnos en nuestro propósito”.

De acuerdo con Rodríguez, la prioridad es restablecerles las casas y el techo a las familias damnificadas, además de buscar suplir las necesidades básicas de los damnificados.

“La mayoría ha buscado refugio en las familias y las otras personas están resguardadas en la ludoteca”, aseguró el alcalde.

Por su parte, Pablo Puerta, oficial de enlace del Departamento Administrativo para la Atención, Prevención y Recuperación de Desastres del departamento de Antioquia, informó a El Espectador que las veredas afectadas por el vendaval fueron La Cóndor, La Cascabera, El Dique, equis 11 y equis 15, hasta donde la Alcaldía de Medellín trasladará en las próximas horas ocho toneladas de ayuda representadas en tejas para reparar las casas deterioradas, víveres, ropa, colchonetas, cobijas, botas de caucho y sábanas, entre otros elementos para mitigar el drama de las familias perjudicadas.

Añadió que el fin de semana el municipio de Amagá también sufrió los rigores de los fuertes vientos que azotan la región.

Hasta allí fueron remitidas siete toneladas de elementos básicos de ayuda para los afectados.

Los damnificados de Yondó fueron evacuados a zonas seguras como colegios, escuelas y viviendas de familiares o amigos. Un poblador reportó que dos personas quedaron heridas por la caída de una casa.

Incluso, la Alcaldía de Barracabermeja, Santander, localizada a 10 minutos de Yondó, se ofreció como puente para agilizar el envío del paquete de ayudas a los damnificados. Para hoy se tiene planeado el envío de por lo menos mil tejas de cinc para iniciar la reparación de las viviendas.

Averiadas 120 casas en Facatativá

El municipio cundinamarqués de Facatativá también resultó afectado este domingo por fuertes vientos, que dejaron 120 casas averiadas y cerca de 1.500 pobladores damnificados. No se registraron personas heridas ni muertas.

El alcalde del municipio, Óscar Sánchez, manifestó que los remolinos de viento afectaron cuatro barrios ubicados en sectores muy necesitados de la zona.

Inmediatamente ocurridos los hechos, se iniciaron las pertinentes labores de evaluación para comenzar a brindar ayudas a las personas que sufrieron las consecuencias del vendaval.

El comandante de la Policía en Cundinamarca, coronel Fabio Castañeda manifestó que las autoridades, la administración municipal y los organismos de socorro continúan evaluando los daños para tomar las medidas respectivas, con el fin de auxiliar a los damnificados en el menor tiempo posible, y restituirles sus hogares.

Según el oficial fueron 15 familias las que resultaron más afectadas. La cárcel también sufrió algunos daños, pero fue reparada de inmediato para evitar que se dieran fugas.

Temas relacionados