Venus vs. Serena, una final muy familiar

Este viernes se definirán los finalistas de la rama masculina con los juegos entre Roger Federer-Marat Safin y Rafael Nadal-Rainer Schuettler.

Las exóticas y simpáticas hermanas Williams, Venus —la mayor— y Serena —la menor— ganaron ayer  sus respectivos partidos y chocarán por tercera ocasión en la final de Wimbledon, y por séptima vez en un partido de campeonato de un Grand Slam.

Venus, campeona defensora y cuatro veces reina de Wimbledon, derrotó 6-1, 7-6 (3) a Elena Dementieva. Poco después, su hermana Serena superó dos interrupciones por lluvia y sumó 14 aces para vencer 6-2, 7-6 (5) a la china Zheng Jie.

Será la primera final entre las Williams desde 2003, cuando Serena venció a Venus por segundo año consecutivo.

Serena tiene ventaja de 8-7 en partidos contra Venus, incluyendo 5-1 en finales de Grand Slam. Desde que Venus ganó el Abierto de Estados Unidos en 2001, Serena se impuso en cinco finales corridas de majors.

“Es una rival difícil. Creo que será la contendora más complicada que he enfrentado. Estoy emocionada”, dijo Serena.

Venus resumió el sentir de las hermanas estadounidenses: “Es cada Williams por su lado”.

Después de derrotar a Dementieva, Venus observó el partido de su hermana de 26 años, quien sufrió interrupciones por lluvia en ambos sets y finalmente despachó a su oponente china con su poderoso saque.

“Definitivamente me hizo esforzarme al máximo”, dijo Serena sobre Zheng, la primera china que llega hasta las semifinales de un Grand Slam. “Fue increíble, y no sólo porque ella jugó un gran partido. Jugó como si no tuviera nada que perder, y no lo tenía”.

En la rama masculina, Rainer Schuettler terminó su partido contra Arnaud Clemente y le ganó 6-3, 5-7, 7-6 (6) , 6-7, 8-6 para enfrentar hoy en las semifinales al español Rafael Nadal. La otra semifinal masculina la protagonizarán el suizo Roger Federer y el ruso Marat Safin.

Y ante la posibilidad de jugar nuevamente la gran final ante el número uno del mundo, Nadal aseguró que “no quiero pensar en la final. Todavía no”.  Mientras que Federer aseguro que  “me siento tan cómodo en la cancha central que obviamente mi nivel de confianza está muy alto”.

La seguridad del suizo en Wimbledon es obvia. A pesar de un mal comienzo de temporada y de llegar al tercer grande del año con apenas dos títulos, el ganador de 12 Grand Slams extendió su racha invicta en césped a 64 partidos, incluyendo 39 en Wimbledon. Federer también llegó a su semifinal número 17 en línea de un Grand Slam.

Temas relacionados