“Despanfletos”, una respuesta a las amenazas

La iniciativa se conoce al tiempo que revelan la aparición de más pasquines.

Muchos aguardaban la esperanza de que el “marzo negro”, del cual hablan algunas autoridades para referirse a los panfletos que amenazan la tranquilidad de miles en todo el país desde hace poco más de tres semanas, terminara, como la lógica indica, el último día de ese mes. No obstante, el alivio aún parece estar lejos de muchas calles. Al menos, de las calles del barrio La Libertad en la localidad de Bosa, donde en las últimas horas han aparecido nuevos pasquines amenazantes. Esta vez con nombres propios.

Así se lo contó a El Espectador un preocupado líder cívico, que por obvias razones prefirió que se omitiera su nombre. Los volantes de pesadilla ya no estarían dirigidos a “prostitutas” y a “delincuentes”, en general, sino que contendrían los nombres propios de varios activistas juveniles. Oficialmente no hay ninguna declaración al respecto.

Recientemente, también en Soacha levantaron la mano para decir “el terror continúa”. El personero de ese municipio, Fernando Escobar, pidió que se tomen medidas para atender a la asustada comunidad, que en el último año ha sufrido 82 amenazas en contra de personas o familias.

En general, el panorama no pinta agradable para los habitantes de los barrios, en su mayoría de bajo estrato, en los que se vive el drama de los panfletos. Por eso, un grupo de personalidades, lideradas por el Cinep (Centro de Investigación y Educación Popular), decidió idearse una campaña que pretende contrarrestar los efectos negativos de las amenazas anónimas.

La iniciativa, cuyo nombre es ‘Click, afecta tu mundo’, será dada a conocer hoy en la sede del Centro Cultural Gabriel García Márquez y una de sus propuestas es que de ahora en adelante los ciudadanos empiecen a utilizar los “despanfletos”, que no son más que hojas de papel en las que se declara un total rechazo a estos volantes, como una manera bien particular de intentar burlarse de la violencia que nos aflige.

Jorge Julio Mejía, director del Programa por la Paz del Cinep, lo explica así: “La idea es dejar al descubierto las características de los panfletos, que no dan la cara, que están escritos con mala ortografía y que buscan hacer daño. Haremos todo lo contrario en hojas que serán distribuidas en Bosa, Ciudad Bolívar y otros lugares como la Comuna 13 de Medellín”.

Una de las consignas de los impulsores de la campaña, de la cual forman parte el grupo Visionarios de Antanas Mockus, el ex director del Banco de la República Salomón Kalmanovitz, y el actor de teatro Nicolás Montero, entre otros, es que cualquiera tiene derecho a no querer que existan más delincuentes, pero “hay otras formas de lograrlo”.

“Esta es la forma más constructiva y pedagógica que tenemos para responder”, dijo por su parte el ex alcalde Antanas Mockus.

La iniciativa de los “despanfletos” fue celebrada tanto por el líder comunitario como por el Personero de Soacha, quienes coincidieron en afirmar que ya “va siendo hora de responder a los autores de los anónimos, que no queremos más violencia”.

Temas relacionados