“El cuello es mi punto G”

La actriz Isabel Cristina Estrada se prepara para casarse con el cantante Lucas Arnau.

Lo mejor de Isabel Cristina.

Mi familia.

Y lo que más cuida.

Mis principios.

¿Qué la desvela?

El trabajo.

Un amor platónico.

Leonardo DiCaprio.

Su mayor travesura.

Montársela a mi hermana cuando era chiquita.

¿Qué quería ser cuando niña?

Odontóloga y astronauta.

El mejor cuerpo de Colombia.

Valerie Domínguez.

¿Con pijama o sin pijama?

Con pijama.


¿Qué no puede faltar en una velada romántica?

Amor.

El oso de su vida.

Cuando era adolescente y estaba bailando con un pelao me dijo: “Oye, relájate un poco”. No sabía bailar.

¿Qué tan coqueta es?

Dependiendo del momento.

¿Escote o minifalda?

Escote, porque en Bogotá está lloviendo mucho.

Lo que le falta hacer en la vida.

Hacer más proyectos laborales, desarrollar la pizzería, tener hijos. Entre otros.

Su fragancia.

Prada.

Un color para la ropa interior.

Blanco.

Un pecado.

Deslealtad.

¿En qué momentos aplica la ingeniería de sistemas?

Para abordar un problema.

¿A quién le aplicaría ‘delete’?

A lo que no me aporta para crecer como ser humano.

Lo mejor de su CPU.

La esencia.

¿Qué licor le altera el sistema operativo?

No me gusta el trago.

Su programa preferido.

Adobe Acrobat.


¿Cómo va con los preparativos del matrimonio?

Bien. Ha sido un poco complicado porque estoy grabando mucho y Lucas está haciendo su tercer disco, pero va muy bien.

¿Hay que llegar virgen al matrimonio?

Es algo muy subjetivo.

¿Las tablas, la TV o la pantalla grande?

Las tres son diferentes y me gustan mucho.

¿Qué tanto ejercicio hace?

Mucho.

Sus medidas.

92-62-92.

¿Cuál es su punto G?

El cuello.

¿Cómo le gusta que la seduzcan?

Con mucha ternura.

¿Qué le cambiaría o le ha cambiado a su cuerpo?

Nada le cambiaría.

¿Qué la motivó a hacer fotos casi desnuda?

La situación, la circunstancia y el entorno.

Temas relacionados
últimas noticias

Alejandro Aguirre: el otro perfil de Colombia

El tono mundial de Sebastián Yatra

Carlos Torres, el nuevo “rey del flow”