Triunfo de Button bajo la lluvia

Una lluvia torrencial hizo que se disputara la carrera más corta de la F-1 en 18 años y el segundo triunfo consecutivo de la escudería Brawn GP, tras la victoria de Jenson Button en el G.P. de Malasia.

La carrera fue suspendida cuando se ondeó la bandera roja después de 32 vueltas, en momentos que una tormenta tropical azotaba el circuito de Sepang. Las condiciones de visibilidad eran imposibles para los pilotos.

Los organizadores esperaron 50 minutos para reiniciar la segunda carrera de la temporada, pero la lluvia no amainó y además se hizo de noche tras una largada al atardecer. El director de la carrera no tuvo otro remedio que decretar la suspensión definitiva.

A raíz que no se cumplió el 75% de las 56 vueltas, sólo se adjudicó la mitad de los puntos para los pilotos y equipos.

Se trata de la primera vez que un desenlace semejante se da en la F1 desde el GP de Australia en 1991. “No era un río, era un lago”, declaró Button al describir las condiciones cuando la carrera fue suspendida. Una sagaz estrategia con sus neumáticos le dio a Nick Heidfeld (BMW) el segundo lugar, mientras que Timo Glock (Toyota) entró tercero.

Temas relacionados