¿Culpable o inocente?

Este martes se conoce la sentencia contra el ex presidente peruano Alberto Fujimori, en un juicio histórico por violación de Derechos Humanos.

Keiko Fujimori es, sin duda, la heredera política de Alberto Fujimori, quien gobernó Perú durante un período de diez años (1990-2000) y hoy enfrenta un juicio por violación de Derechos Humanos. Gracias a la imagen favorable que su padre tiene aún en gran parte de la población de Perú, la actual congresista del fujimorismo aparece como favorita para las elecciones presidenciales de 2011. Sin embargo, Keiko sólo piensa en el fallo histórico que se conocerá mañana.

¿Defiende la inocencia de su padre?

No hay pruebas.

¿Qué espera del fallo?

Si algo he percibido durante este juicio es que hay una gran solidaridad con mi padre. Si mi padre es absuelto, como esperamos, le daría una gran alegría al fujimorismo, porque durante años hemos tratado de limpiar su nombre y el de los funcionarios que colaboraron con él. Y si fuera declarado culpable, seguiríamos con nuestras movilizaciones pacíficas para decirle a mi padre que no está solo en Perú.

¿El resultado del juicio que afronta su padre será crucial para el futuro del fujimorismo?

Una sentencia injusta significará mayor respaldo. Según una encuesta, el 66% de los peruanos considera a Fujimori el mejor presidente de la historia del país.

También en otras encuestas un importante porcentaje lo considera culpable...

Esas encuestas no son totalmente transparentes. No creo que se muestre la opinión real de la población. Yo creo que está 50-50%. De todos modos, es un porcentaje alto, porque ha habido durante muchos años una campaña mediática contra mi padre.

¿Cuál será su reacción si la sentencia es condenatoria?

En realidad, no contemplamos derrotas. Esperamos que sea absuelto.

¿Es verosímil creer que su padre ignoraba lo que estaba ocurriendo en la lucha antiterrorista?

La política oficial antiterrorista de Alberto Fujimori es la que salvó a Perú. Él, durante todo su gobierno, estaba muy pendiente de que esta política se aplicase.

Por eso mismo, siendo él un presidente tan ejecutivo y tan pendiente de todo, ¿es creíble que ignorase las actividades clandestinas del grupo paramilitar Colina?

Por el hecho ser una persona muy ejecutiva y muy eficiente en su trabajo no se le puede atribuir que conozca hasta el color de los relojes de las oficinas. No podemos achacarle al presidente Fujimori los errores cometidos por terceros. Lo que rescato


es que el presidente tuvo una sola política antiterrorista, la que salvó al país. Y los crímenes cometidos son de culpabilidad individual, no colectiva... no del Estado ni del presidente.

¿Ya comenzó la campaña electoral?

Todavía no. Es cierto que la euforia poco a poco se va encendiendo, pero en nuestro caso estamos trabajando en la creación del partido. Estar primeros en las encuestas ha causado una gran alegría en nuestros simpatizantes, pero hay que guardar energías, porque la campaña realmente difícil va a ser en los seis meses antes de las elecciones de 2011.

¿Y quiénes llegarán con posibilidades a ese momento?

El fujimorismo, sin lugar a dudas. Seguirá en alza. Con el tiempo se han ido aclarando dudas y preocupaciones que la población tenía con referencia a la actuación de nuestro gobierno. Y van pasando los gobiernos y la gente va haciendo sus comparaciones.

¿Se puede decir de usted que ya es candidata presidencial?

Precandidata, sí. Pero faltan pasos importantes para el lanzamiento de una candidatura.

¿Puede haber fujimorismo más allá del apellido Fujimori?

Los que llevamos el apellido —en mi caso, por haber sido primera dama, y en el de mi hermano, por la exposición que ha tenido— tenemos mucho respaldo. Pero eso no es porque mi padre nos haya señalado con un dedo. Soy congresista porque 602.000 personas votaron por mí.

Los cargos contra Alberto Fujimori

El ex presidente peruano es juzgado por tres casos en los que tendría responsabilidad por violación de Derechos Humanos. Sin embargo, los más sonados son los de Barrios Altos y La Cantuta. En Barrios Altos, el 3 de noviembre de 1991, fueron asesinadas 15 personas por miembros del grupo Colina, una organización paramilitar creada por el gobierno de Fujimori.

En el segundo caso, ocurrido el 18 de julio de 1992, el grupo Colina desapareció a 9 estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta.

Temas relacionados
últimas noticias