Expectativa por sentencia a Fujimori

La suerte del ex presidente peruano está echada: ¿culpable o inocente? Sube la tensión.

Dicen que al ex presidente Alberto Fujimori nada le quita el sueño. Durmió bien durante el año en que por el estrado de La Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Lima, que lo juzga por violación de los Derechos Humanos, pasaron más de 100 personas que lo acusaron de haber estado enterado de dos matanzas en las que murieron 25 personas. Es más, en varias sesiones del proceso, el ex mandatario se quedó dormido. Y según su familia, así ha seguido durante los últimos días. “Sé que ha dormido bien, que está tranquilo y que sólo espera que no haya odio en el fallo que se emitirá hoy”, explicó Kenji, uno de los hijos del ex presidente.

Ni siquiera la lectura del veredicto que definirá su destino lo trasnocha. “Es porque es inocente y tiene la conciencia tranquila”, explicó su hija Keiko. Desde el primer día que se sentó en el banquillo de los acusados, en diciembre de 2007, Fujimori gritó: “Soy inocente”. Hoy, desde las 9 de la mañana y durante dos horas, se sabrá si tenía o no razón. El tribunal de la Corte Suprema de Lima emitirá la sentencia, calificada  como histórica. Analistas peruanos advierten que este fallo tendrá consecuencias tanto dentro como fuera de Perú.

El juicio a Fujimori es inédito, pues es la primera vez que un ex presidente es juzgado por violaciones a los Derechos Humanos en su propio país. De ser condenado, Fujimori, quien gobernó Perú durante una década (1990-2000), podría pasar en prisión los últimos años de su vida.

La Fiscalía pidió 30 años de cárcel para el ex mandatario por las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), cometidas por el grupo Colina, un escuadrón de aniquilamiento del ejército que acusó a las víctimas —incluso un niño de 8 años— de ser terroristas. En ellas murieron 25 personas. También es acusado por el secuestro del empresario Samuel Dyer y del periodista Gustavo Gorriti durante el llamado autogolpe de 1992 que llevó al cierre del Congreso y las cortes de justicia.

Según una encuesta de la Universidad Católica divulgada el domingo, el 64% cree que Fujimori es culpable, mientras el 25% lo considera inocente, y el 10% no precisó su opinión. “El juicio tiene un rol a nivel internacional importantísimo, establece un precedente en el mundo, es decir que el poder tiene que medirse, el poder no puede ser utilizado de esta manera, que no se puede violar los Derechos Humanos de los ciudadanos”, dijo Jo-Marie Burt, investigadora de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por su sigla en inglés).

“Es en este importante momento histórico, como presidente del poder judicial, que invoco a la ciudadanía en general a respetar los alcances del fallo”, pidió en un mensaje el magistrado Javier Villa Stein. La fiscalía acusa a Fujimori de homicidio y secuestro con base en la teoría legal de la “autoría mediata”, que señala la responsabilidad de quien comete un delito por medio de otro, y que ha sido aplicada anteriormente en Argentina, en Alemania, y en el caso del presidente yugoslavo Slobodan Milosevic.

Según la fiscalía, Fujimori dirigió un “aparato de poder” destinado a ejecutar, por medio del grupo paramilitar Colina, una guerra sucia para combatir a la subversión. Lo que se sabrá hoy es si Fujimori conocía o no la existencia de este grupo y si hizo algo por impedir que siguiera matando a inocentes.

Temas relacionados