El vía crucis del referendo

Uribistas estudian recusar al presidente de la Cámara, Germán Varón, y evitar que decida en la conciliación.

Los líos en el Consejo Nacional Electoral (CNE) por cuenta de la violación de los topes de financiación en la recolección de firmas; la denuncia de David Murcia de que DMG aportó $5.000 millones a dicho proceso; el cambio del texto de la pregunta en Senado, que implica conciliación con la Cámara de Representantes; el examen de la Corte Constitucional y, por último, sacar más de siete millones de votos en las urnas —cifra que podría bajar un poco si prospera la solicitud de depurar el censo electoral—, son los obstáculos que debe superar el referendo para una segunda reelección presidencial.

Para algunos, se trata de un verdadero vía crucis en el que todavía no se sabe si al final se recibirán las bendiciones necesarias para lograr la ‘gloria’ de un tercer mandato de Uribe o si la iniciativa es condenada al ‘infierno’ de un fracaso, bien sea por su hundimiento en el Congreso, un concepto de inexequibilidad de la Corte o el no lograr la votación suficiente en las urnas.

Por ahora, los plazos que se trazan los ponentes, coordinados por el senador Armando Benedetti, están claros: en la semana de Pascua, el miércoles 15 de abril, se llevará a cabo el debate en la Comisión Primera del Senado y se citará a votación para el 16 o, a más tardar, para el día 22. Luego, tras ocho días obligatorios de espera, el referendo llegará a la Plenaria para su última discusión en el Legislativo, para ser evacuado definitivamente en mayo.

Superada esa primera ‘estación’ viene la conciliación, donde existe gran expectativa por la postura que asuma el presidente de la Cámara y miembro de Cambio Radical, Germán Varón, quien podría nombrar conciliadores enemigos de la reelección. Sin embargo, el uribismo está dispuesto a hacerle cargar la ‘pesada cruz’ y, según conoció El Espectador, ya se piensa en recusarlo por sus declaraciones en contra de la iniciativa. En materia de tiempos, la conciliación no implica mayor retraso, ya que una vez anunciada, se puede realizar al día siguiente.

El debate en el Congreso transcurrirá paralelo a lo que se ha convertido en todo un calvario para los promotores de la iniciativa: las investigaciones en el CNE por los topes. Este lunes, el ente electoral citó al cerebro de DMG, David Murcia, para que ratifique sus denuncias sobre la financiación de la recolección de las firmas. Murcia ha sido invitado también a la Comisión Primera por lo mismo. Sin embargo, al uribismo en el Congreso parecen no preocuparle los posibles actos de ‘inmoralidad’ en lo de las firmas y se lavan las manos diciendo que lo que se debe escuchar es la voz del pueblo.

La tercera ‘estación’ tiene que ver con el examen de la Corte Constitucional, en la forma, mas no en el fondo. La discusión aquí será acerca de si el Alto Tribunal tiene la facultad de decir si el Senado podía cambiar la pregunta. La Corte cuenta con 90 días para dar su veredicto, es decir, que hacia finales de agosto o comienzos de septiembre se conocería su fallo. Si éste es favorable, el Presidente tiene 30 días para convocar al pueblo a las urnas, es decir, que el referendo se estaría votando probablemente en octubre.

Queda una última ‘estación’: cumplir la meta de los más de siete millones de votos. Pero según el senador Benedetti, serán 70 senadores, 120 representantes a la Cámara, gobernadores y alcaldes trabajando para ello, lo que le asegurará “entre ocho y nueve millones de votos”. Y la oposición, que ha advertido una campaña en su contra, no le preocupa: “No existe y se pasa todos los días suicidándose. No hacen sino hablar bobadas y no cuentan con un líder que los aglutine en contra del referendo”, dice Benedetti.

Por último, la Ley de Garantías estipula que el Presidente tiene seis meses, previos a la fecha de elección, para anunciar si será o no será candidato. O sea que el plazo para conocer su verdadera posición al respecto vence el 28 de noviembre de este año. El camino no está fácil y tanto reeleccionistas como opositores rogarán por su causa en esta Semana Santa.

Temas relacionados