Naturaleza para disfrutar

A poca distancia de Buga, Armenia y Popayán, aparecen atractivos destinos para visitar en estos días de descanso.

Para aquellos que están pasando los días de Semana Santa en Armenia, Pereira, Manizales, Buga y Popayán y que están haciendo planes de turismo alternativo, las salidas a las fincas cafeteras se convierten en una opción, junto a la diversión que ofrece el Lago Calima y el Parque Natural de Puracé. Planes ecológicos para aquellos que están cansados de las tardes enteras frente a la piscina y que están buscando además del descanso, aprender un poco más sobre las reservas ambientales de su país. Rutas para viajar por tierra con las que además se puede disfrutar de los paisajes del sur de Colombia, atravesando variedad de climas y gozar de la provocativa gastronomía regional.

La tranquilidad del  Quindío para descansar

Si de naturaleza se trata, Armenia se ha quedado con el nombre de Epicentro del Turismo Rural de Latinoamérica. Por eso, El Parque de la Vida es uno de los sitios para visitar, porque tiene una extensión de 8,2 hectáreas con una zona ideal para que los niños practiquen patinaje mientras los grandes caminan por la zona boscosa, con árboles de la región y jardines sembrados exclusivamente para deleite de los visitantes.

Luego, se puede pasar por el Jardín Botánico del Quindío y comenzar una apasionante ruta por las fincas cafeteras, en donde se les enseña a los visitantes el proceso necesario para lograr uno de los mejores granos de todo el mundo. Pero sin duda uno de los sitios por conocer es el Parque Nacional del Café, que está en Montenegro y que tiene un trayecto ecológico donde se aprecian los animales típicos de la región, se pueden probar los principales platos de la zona cafetera y, para los más osados, divertirse con la montaña rusa, la montaña acuática, el pulpo, la rueda y el teleférico del café.

El Valle del Cocora es el otro lugar ideal para recorrer en medio de esa espesa capa de niebla que lo protege. Allí hay grandes concentraciones de palma de cera del Quindío, también conocida como el árbol nacional, y se dice que es uno de los lugares más hermosos de Colombia. Ya en el municipio de Córdoba, los viajeros que están en la zona cafetera pueden ir al Museo de la Guadua y el Bambú, donde los artesanos de esta parte del país muestran cómo de estos dos componentes naturales se pueden hacer múltiples construcciones ideales para casas de campo, no sólo en la región, sino en cualquier parte del departamento. Un recorrido que se podría cerrar con broche de oro si se visita, por la vía a Manizales, el Nevado del Ruiz.

El Valle, para recorrerlo

Buga es encantadora y, gracias a la excelente infraestructura vial que la rodea, un destino desde el cual se puede viajar en carro hacia el Lago Calima o la hacienda El Paraíso. En el primero se pueden practicar  deportes náuticos, y cuenta con una amplia oferta de restaurantes, hosterías y hoteles. Con una temperatura promedio de 18 grados centígrados, los viajeros tienen la posibilidad de apreciar en todo su esplendor la represa y el río Calima.


Y en la vía hacia Cali, el sitio por conocer es la hacienda El Paraíso, construida en 1828, que según los historiadores fue la casa que sirvió de contexto para la obra literaria María, de Jorge Isaacs. La casa se convirtió en un atractivo turístico porque aún conserva el mobiliario de la época, ha sido restaurada en tres ocasiones y hoy toma parte del grupo de construcciones catalogadas como Monumento Nacional.

Ciudad blanca y natural

La tradición afirma que las puertas de Popayán siempre están abiertas para sus visitantes, y literalmente es cierto, pues las de las casas, en su gran mayoría, están de par en par para que los visitantes puedan entrar y admirar la belleza de la infraestructura colonial que se mantiene vigente en esta ciudad religiosa. Y es por eso que si se quiere un plan completo hay que viajar a la Reserva Natural de Puracé, 83.000 hectáreas de bosques con exóticas cascadas, lagunas, nevados y un sinnúmero de especies naturales que hacen de este sitio uno de los más ricos del departamento en materia de flora y fauna.

Por su extensión cubre parte del departamento del Cauca y del Huila y se puede observar fácilmente el volcán Puracé. Allí nacen cuatro de los más importantes ríos colombianos, además de ser los más caudalosos: el Cauca, Caquetá, Patía y Magdalena. De ahí que sea un lugar con multiplicidad de ecosistemas y se convierta en un sitio ideal para respirar y olvidarse de la ciudad. Entre los recomendados está el ascenso al Volcán, la caminata por la Cadena de Coconucos y las aguas termales de Pilimbalá.

Pero si quiere ir un poco  más al sur del país, desde la capital del Cauca  también se puede llegar al Parque Arqueológico de Tierradentro y San Agustín, los resguardos indígenas y el piedemonte amazónico hacia la Bota Caucana.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Por obra y gracia del jazz