Las memorias del “violador en serie”

Un joven de 19 años, llamado Víctor Alfonso Pantoja, fue acusado de violación.

El detalle que encendió las alarmas más dramáticas con respecto a la oscura vida de Víctor Alfonso Pantoja entre los vecinos de Ciudad Bolívar fue una agenda que agentes de la Fiscalía encontraron en su cuarto. Allí, renglón tras renglón, Pantoja había escrito nombres y caracterizaciones poco precisas de 51 niños.

Los habitantes de Ciudad Bolívar y las distintas autoridades policiales de la localidad relacionaron de inmediato esa información con los sucesos que ya comenzaban a conocerse por todos los rincones del barrio El Espino: un joven de 19 años de edad había sido capturado el domingo en la tarde muy cerca del CAI de Santo Domingo, ubicado en los límites de Ciudad Bolívar con Soacha, luego de que varios vecinos lo hubieran descubierto en flagrancia, intentando abusar sexualmente de un niño de ocho años. “Posteriormente fue golpeado y trasladado al CAI”, informaba el coronel Nelson Arévalo Rodríguez, comandante de Policía de la localidad de Ciudad Bolívar.

Pantoja fue aislado de inmediato para salvarlo de un posible linchamiento. Luego fue puesto a disposición de la Fiscalía, que se hizo cargo de la investigación. Según el alcalde de Ciudad Bolívar, Édgar Orlando Herrera, “en la localidad no se han reportado denuncias de víctimas ni de sus familiares respecto a las personas que se encuentran en la lista. Hasta el momento lo único con lo que se cuenta es con la acusación hecha por los vecinos que lo llevaron ante la Policía y la lista en la que Pantoja relaciona a más de 50 personas que podrían haber sido sus víctimas. En realidad no puedo decir más porque todo está en proceso de investigación”.

Pantoja, cuyo caso ya se conoce en las oficinas de las fiscalías como el del “violador en serie”, fue llevado el martes 7 de abril ante el juez de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Tunjuelito. En ese lugar se realizaron los trámites de audiencia de control de legalidad de captura, formulación de imputación de cargos y solicitud de medida de aseguramiento.

En la audiencia, el acusado estuvo callado y mustio, y cuando habló, afirmó entender las circunstancias por las cuales se le dictaba medida de aseguramiento. Sin embargo, en el momento en el que el fiscal le preguntó cómo se declaraba ante la imputación del cargo de “acto sexual violento”, Pantoja no dudó en declararse inocente. Posteriormente se dictaminó su medida de aseguramiento en la cárcel de La Picota, ubicada en el sur de la capital.

Pese a que a Pantoja, en una requisa posterior a su captura, le fue encontrada una lista que estaba titulada con la frase “Los niños violados por mí”, la Fiscalía únicamente adelanta investigaciones en su contra por el abuso del menor de ocho años en Ciudad Bolívar. La lista hallada, por otra parte, pasará a ser parte del material probatorio del caso, que ya llegó a la división de asignaciones de la Fiscalía General de la Nación, y que a más tardar el lunes le será asignado a un fiscal de la unidad de delitos sexuales del mismo organismo, quien adelantará las investigaciones y entrevistas pertinentes.

La investigación, que también será adelantada por la Policía Judicial, tiene un plazo de 30 días, que comenzó a correr desde este miércoles (un día después de la fecha de la formulación de cargos, según la ley), para encontrar las pruebas suficientes que determinen si Pantoja será juzgado por cargos que superen la formulación actualmente realizada. Si después de este plazo no se logra comprobar su culpabilidad por falta de contundencia en las pruebas, el caso precluirá.


Por otro lado, la posibilidad de adelantar la investigación a partir de la lista de “víctimas” es complicada debido a que en ésta no figuran nombres ni apellidos precisos de menores abusados. Al parecer, en la libreta figuran poco más de 50 apelativos imprecisos que van desde “el niño alto” hasta  “el moreno”, y varios etcéteras más. En el barrio hay quienes dicen que Pantoja sufre de trastornos mentales, y que su estrategia de defensa se basará en tratar de comprobarlo.

Las fases del proceso contra Pantoja

Después de que se definió formulación de cargos contra Víctor Pantoja, las autoridades tendrán un plazo de 30 días para encontrar las pruebas que les permitan elaborar el escrito de acusación. En este documento se plasmarán las razones por las cuales Pantoja es acusado. Si el documento es consistente, el caso pasará a la fase de juicio oral, que se compone de audiencia formal de acusación y de audiencia preparatoria. En ésta, la Fiscalía y la defensa  esgrimen sus argumentos para demostrar la culpabilidad o inocencia del acusado, proceso que es llevado a cabo ante un juez de conocimiento encargado de hacer seguimiento y valoración del caso.

La última fase del proceso es el fallo. Como Pantoja es acusado de abusar de un menor de 14 años, en su pena, que podría ir de 10 a 20 años, no obra la rebaja de condena que en algunos casos puede llegar a ser del 50%. Todo este proceso dura, como mínimo, 120 días.

Perfil del abusador

Según investigaciones de la Policía Nacional, el abusador sexual en Colombia tiene entre 20 y 45 años, su nivel educativo es primario y tiene un trabajo mal remunerado. Su víctima, en el 89% de los casos, es una mujer. De ese total, el 71,6% oscila entre los 0 y los 20 años y casi la mitad son estudiantes y menores de edad. El violador, igualmente, está íntimamente ligado al entorno de la víctima: en el 70% de los casos el agresor es el mismo papá, el padrastro, el hermano u otro familiar, y en el  45,5% de los casos los hechos ocurren en la propia casa de la víctima. Le siguen las vías públicas, con el 31% de los registros. Las localidades donde más abusos sexuales se producen son Kennedy, Ciudad Bolívar, Bosa y Engativá.

Temas relacionados

 

últimas noticias