El bronceado de los famosos

En Bogotá se inauguró un spa con cámaras de última tecnología, que se convirtió en el amuleto de belleza de la farándula criolla.

Antes de asistir a un evento social, de salir para una fiesta, de llegar a un casting o al set de grabación, los famosos colombianos dedican entre cinco y doce minutos de sus agitados días para reafirmar el tono dorado de sus pieles y lucir más atractivos. Aquella época en la que mujeres y hombres se acostaban durante horas en la playa o al borde de una piscina a pleno rayo de sol pasó de moda y ahora las personalidades de la farándula prefieren dejarle esa tarea a las cámaras bronceadoras.

Hace casi un año llegó a Colombia un nuevo sistema, único en Suramérica, cuya tecnología filtra la radiación ultravioleta disminuyendo los riesgos de sufrir cáncer de piel y utiliza pantallas en vez de tubos para prevenir quemaduras. Estas ventajas convirtieron al Tanning Club, ubicado al norte de Bogotá, en el lugar preferido de actrices como Margarita Rosa de Francisco, Sara Corrales, Aide Ramírez, Amparo Grisales, y presentadoras como Adriana Tono, Cristina Hurtado y Mónica Fonseca.

Los hombres también se han dejado seducir por esta tendencia y actores como Mark Tacher, Marcelo Dos Santos y José Narváez asisten varias veces al mes a estas cámaras para retocar su color de piel. Las sesiones duran entre cinco y doce minutos y se recomienda dejar descansar al cuerpo mínimo un día, pues el exceso puede ser perjudicial para la salud. Mari Olarte, una abogada bogotana que decidió dedicarse a la estética, explica que su intención al abrir un lugar como Tanning Spa era ofrecer un servicio no muy costoso, de buena calidad y diseñado especialmente para personas muy ocupadas, que sólo puedan dedicarle algunos minutos al cuidado de su cuerpo.

Los días más agitados son en las vísperas de las vacaciones, pues modelos y actrices quieren llegar a la playa a lucir su piel bronceada, o antes de un evento especial como los Premios TvyNovelas. “Vienen unos minuticos a las cámaras para retocar su color y luego sí se ponen el vestido y salen para la gala”, explica Olarte. A pesar de las bondades que pueda tener la tecnología de estas cámaras, en comparación con las tradicionales, los médicos y dermatólogos son enfáticos al advertir sobre el peligro del sol y de los rayos que emiten estos aparatos, pues en ambos casos se corre el riesgo de sufrir cáncer de piel.

Así lo creen María Teresa Ochoa y Ricardo Arango, de la unidad dermatológica de la Clínica Valle del Lili en Cali, quienes han publicado artículos explicando que para evitar correr riesgos no se recomienda exponerse al sol ni utilizar las cámaras. Sin embargo, señalan que si la persona está decidida a broncearse, debe procurar no excederse y utilizar siempre protector solar. “Existen tres tipos de cáncer de piel y en nuestras manos está prevenir su aparición”, concluyen Ochoa y Arango.

 msua[email protected]

 

últimas noticias

El adiós del VW Beetle: un pequeño grande