Los íconos del catolicismo

Las conmemoraciones de los templos y catedrales en esta Semana Santa.

La llegada del Jueves Santo, día en el cual los católicos conmemoran la Última Cena, es una de las fechas más importantes para dicha religión. Aunque los tiempos cambian y cada vez son más comunes las celebraciones al estilo de vacaciones de playa que las de rezos y oración, siguen contándose por miles los que en Colombia prefieren dedicar la jornada a visitar algunos de los 3.779 templos que hay en el país.

Los más frecuentados son la iglesia del barrio 20 de Julio y el santuario de Monserrate, en Bogotá; la basílica de Chiquinquirá, en Boyacá; la iglesia de Las Lajas, en Nariño, y la del Milagroso de Buga, en el Valle del Cauca.

El Espectador le cuenta cómo fue que estos lugares alcanzaron tanto reconocimiento. Si ninguno de ellos le queda cerca, no se preocupe, siempre hay una iglesia a la mano en el país. Y si no gusta de visitarlas, ni siquiera como atractivo turístico, tampoco se afane. Hay muchos lugares con todas las alternativas, desde playa y sol hasta nieves perpetuas, en los que con seguridad podrá sacarles provecho a las vacaciones.

Iglesia del 20 de julio

Construida en 1942 por los padres salesianos quienes años atrás ya habían empezado el ejercicio de la evangelización. La imagen fue tallada en 1935 por el artesano Blas Brando, quien trabajaba por esa época en el almacén El Vaticano, de Bogotá. Esta fue una solicitud del sacerdote italiano Juan del Rizzo, quien la diseñó . Hasta mediados de los 80 la veneración de la imagen en el santuario era exclusivamente de los habitantes del sector, hasta que poco a poco se fueron sumando más creyentes. Cerca de 250 mil devotos asisten cada domingo a cualquiera de las 10 misas que se celebran desde las cinco de la mañana hasta las siete de la noche allí y en la plazoleta. Está ubicada entre la Avenida Primero de Mayo y la 30 sur, y entre las carreras décima y quinta.

Basílica de Chiquinquirá

El nombre de Chiquinquirá proviene del significado en lengua chibcha Xequenquirá, que quiere decir "pueblo sacerdotal. En el año de 1588 fue eregida la parroquia cuando los frayles Dominicos ya llevaban varios años convirtiendo aquel pueblo indígena a la fe del Dios verdadero, según la santa sede.  En la basílica de Chiquinquirá descansa la imagen de la virgen que lleva su mismo nombre y que es considerada como la patrona de los colombianos en la fe católica. La fiesta en honor a ella, se celebra los 9 de julio de cada año. Una de los recuerdos más importantes fue la visita del Papa Juan Pablo II, el 3 de julio de 1986 cuando se arrodilló ante la imagen a pedir por la paz de Colombia. La ciudad esta ubicada a 70 Kms de Tunja. El clima promedio es de 15 grados y su altura de 2.580 mts sobre el nivel del mar. Ahora cuenta con una población aproximada de 60.000 habitantes.

El Señor Caído

En 1650 fue instalada la imagen del señor caído en la capilla Nuestra Señora de la Cruz de Monserrate. Después la ermita fue ampliada hasta la actual iglesia. Desde el martes pasado la imagen fue trasladada a la Catedral Primada en la Plaza de Bolívar en Bogotá.

El Milagroso de Buga

La Basílica recibe cerca de  tres millones de peregrinos al año. La ciudad de Buga se ubica en el departamento del Valle de Cauca a una hora de Cali. Según cuenta la historia, allí corría el río Buga y en 1580 era considerada un pequeño caserío. Una anciana que quería comprar la imagen de Cristo para su casa. Reunió 70 reales y cuando fue a comprarlo se encontró con un hombre necesitado, entonces decidió entregarle el dinero. Un día la mujer lavaba ropa en el río, cuando la corriente trajo consigo un Cristo, entonces lo llevó a su rancho y la imagen fue creciendo y creciendo.

La iglesia de las Lajas

Sobre el cañón del río  Guáitara reposa el santuario  de las Lajas ubicadado en el municipio de Ipiales, en Nariño, justo a 10 kilómetros de la frontera con el Ecuador. La edificación data del siglo XVIII y refleja el estilo gótico  en sus 100 metros de altura. Los 20 metros de largo del puente, sostienen a los miles de feligreses que la visitan todos los años. Monseñor Justino Mejia y Mejia, capellán del santuario en 1944, cuenta que la historia nos remonta a 1754, año en el que la imagen de la Virgen del Rosario (imagen que reposa dentro del templo) fue descubierta por una indígena y su hija.

Temas relacionados
últimas noticias