El coronel Pinzón, posible sucesor de Palomino

Todos los dedos apuntan hacia él. Apenas se hizo oficial el anuncio del general Óscar Naranjo, en el que quedaba claro que el general Rodolfo Palomino dejaría atrás el comando de la Policía Metropolitana de Bogotá, los rumores que se filtraban entre las autoridades sugerían que sería el coronel César Augusto Pinzón quien lo relevaría en el cargo.

A los 46 años y luego de pasar sus últimos cuatro años de labores en la Dirección de la de Policía Judicial (Dijín), el coronel Pinzón asumiría el nuevo cargo en junio. A lo largo de los últimos años, mucho más dedicado a las labores de inteligencia que a su figuración en los medios de comunicación, ha estado al frente de los operativos para desmantelar la llamada ‘Oficina de Envigado’, convertida en uno de los focos de paramilitarismo en Antioquia.

Del mismo modo, lideró las labores de inteligencia que finalmente permitieron dar con el paradero de Víctor Manuel Mejía Múnera, quien cayó en combates con un grupo especializado de la Dijín, y de su hermano Miguel Ángel, detenido en abril de 2008. Los hermanos, conocidos en el argot criminal con el alias de Los Mellizos, habían fraguado una organización criminal que estribaba en el narcotráfico y había extendido sus dominios hacia la Costa Caribe y el Valle del Cauca y confeccionó el frente Vencedores de Arauca de las autodefensas.

El coronel Pinzón, en curso para ser general de la República, en caso de asumir la comandancia de la Policía Metropolitana tendrá el difícil reto de frenar una desafortunada coyuntura: los panfletos amenazantes que se distribuyen en varias localidades en contra de expendedores de droga y prostitutas, con sus respectivas consecuencias; los brotes urbanos de las Farc en Ciudad Bolívar y el aumento en las cifras de robos en el norte de la capital.