Desafío pirata a EE.UU.

<p>Un capitán norteamericano lleva tres días en poder de  piratas somalíes, quienes piden US$1,5 millones. Washington quiere dialogar, pero movilizó  dos buques de su fuerza naval.</p>

A 480 kilómetros de la costa de Somalia, África, y en un pequeño bote salvavidas, el líder pirata Qorane Yool, acompañado de otros dos criminales, custodiaban este viernes al  norteamericano Richard Phillips, capitán del carguero danés Maersk Alabama.

Un destructor de guerra norteamericano, un aeroplano de vigilancia marina y una lancha con negociadores del FBI, daban desde el jueves vueltas alrededor del bote pirata. La orden desde la Casa Blanca es negociar: pero desde Europa el jefe del Mando Central Conjunto de EE.UU, David Peatreaus ordenó el viernes la movilización de más botes y hombres al cuerno de África que en menos de 48 horas deberían estar reforzando a las ya presentes.

La reacción de los piratas no demoró. Yool, desde un celular, le dijo a la agencia EFE que la liberación de Phillips costaría 1.5 millones de dólares. Entre tanto, un pirata en tierra avisó que al menos cuatro barcos secuestrados, con tripulaciones europeas, también se dirigían al encuentro del bote salvavidas para ayudar a proteger a los captores de un posible ataque por parte de la armada norteamericana. Con más secuestrados en juego y el incremento del número de piratas protegiendo a Phillips, la negociación podría complicarse.

El Maersk Alabama, con 23 tripulantes norteamericanos a bordo, fue secuestrado por cuatro piratas el pasado miércoles cuando se dirigía al puerto de Mombasa (Kenia) con un cargamento de alimento para ayuda humanitaria.

Muchos miembros de la tripulación eran veteranos del ejército estadounidense y tenían entrenamiento contra asaltos piratas, comunes desde hace unos años en el Golfo de Aden, en Somalia. Rápidamente los marinos neutralizaron a uno de los secuestradores  y retomaron el control de la embarcación, mientras que los otros tres  huyeron del buque con el capitan Phillips .

La noche del jueves, cuando ya el destructor norteamericano le seguía los pasos de cerca a Yool y su botín, Phillips se lanzó al agua,  con la esperanza aparente de llegar a la nave norteamericana. Los piratas, sin embargo, se lanzaron a perseguirlo frustrando así la huida.

Mientras el FBI continuaba los esfuerzos por llegar a un acuerdo con Yool, la Armada francesa fracasaba en el intento de rescate de un velero secuestrado por otro grupo de piratas. En la fallida operación murió uno de los cinco franceses que se encontraba a bordo. Aún se desconoce si durante el asalto habrían muerto algunos de los secuestradores.

Temas relacionados
últimas noticias