Tocando a las puertas del rock psicodélico

Riders on the Storm-The Doors estará en Colombia el 28 de abril. Ray Manzarek, teclista del grupo de California, dice que aún existe material inédito.

Dos elementos caracterizaron la música de la banda The Doors. El primero, la voz y la capacidad histriónica de Jim Morrison. Y el segundo, los mágicos teclados interpretados por Ray Manzarek. La pronta desaparición del reconocido cantante (1971), sin duda mermó la proyección del grupo. Sin embargo, Manzarek, con el valor que identifica a los grandes artistas, siguió adelante y ha logrado conservar intacto el espíritu de esta legendaria agrupación que, hoy más que nunca, suena como un verdadero clásico.

Antes de su llegada a Colombia, El Espectador habló con el teclista de esta institución del rock en su versión psicodélica.

¿Por qué decidieron darle vida de nuevo a la banda? ¿Tuvo que ver en algo el éxito la cinta de Oliver Stone?

No. La película no tuvo nada que ver. Lo que sí fue importante fue el hecho de que Robby Krieger y yo no hubiéramos tocado juntos hace mucho tiempo. Yo tenía esa urgencia, sentí la necesidad de volver a tocar con él. Fue una cuestión de hambre y deseo.

¿Hace poco salió al mercado el inédito ‘Live at Matrix 1967’... ¿todavía existe material que no conoce el público?

Sí. Tenemos algunas letras de Jim Morrison a las que les pondremos música muy pronto.

¿Cómo es la relación de Brett Scallions, el cantante de la banda, con un público que siempre va a tener a Jim Morrison en la memoria?

El público ama a Brett Scallions. Creo que no quedan muchos que recuerden a Jim Morrison vivo sobre el escenario. Muchos fanáticos sólo vieron a Val Kilmer en la película. Sin duda, Morrison era un gran cantante, pero Scallions es un gran cantante también. El fin de semana pasado nos presentamos en el PhilMore y el público lo aclamó.

A la hora de forjarse un sonido propio, ¿cómo se dieron cuenta de que podían prescindir del bajo siendo una banda de rock?

En 1967 no encontramos un bajista que encajara con lo que queríamos. Teníamos los cuatro lados del diamante. Cuando incluíamos la quinta persona, se volvía el pentagrama del diablo patas arriba. Luego encontramos un bajo de piano... y ¡eureka! Yo toco el bajo con mi mano izquierda y el teclado con la derecha.

¿Cómo les fue en el primer concierto que dieron en Colombia el año pasado?

Fue tan genial que por eso volvemos un año después. Además, uno en Colombia se siente realmente ¡High! (¡Arriba!). Hay algo sobre la ligereza del aire. Nos sentimos más cerca del sol y hay algo en la intensidad de la luz que es muy inspirador y pasional.

Esta gira se anuncia en Colombia con el eslogan: “Ahora el adiós será para siempre”. ¿‘This is the end’, como dice su canción?

Adiós para siempre es una frase para todos los tiempos, porque pronto estaremos muertos. Haremos un pacto suicida. Porque extrañamos tanto a Jim que no podemos vivir sin él. Pero… queremos tocar las canciones de The Doors una vez más, especialmente con la pasión de la gente de Colombia, que nos enloquece y nos lleva a nuestro frenesí.

¿Desde 1964 su sentimiento por la banda sigue siendo el mismo?

Es una gran banda. Es genial, tiene de todo: jazz, flamenco... yo adoro la banda. Por muchos años que vendrán la seguiré amando. Yo he cambiado como persona, pero mis sentimientos por el grupo no han cambiado. Yo he crecido y sé más de la naturaleza y de la mente humana y su perversidad, de eso he aprendido.

The Doors mezcla el blues con la psicodelia… ¿cómo establecieron que eso es lo que querían hacer?

Eso llegó solo. Nosotros no tratamos de ser psicodélicos, simplemente somos psicodélicos. Comimos LSD y hongos mágicos que nos ayudaron a abrir las puertas de la percepción y hacer música. Cuando eso pasa, uno se da cuenta de que la vida es infinita, que todos somos uno, que el planeta es pura energía y que ésta se llama Dios. Somos uno con la energía: esto es la psicodelia.

¿Cuál es el disco que mejor refleja ese sonido?

No se trata del sonido, es la actitud para tocar música. Hay todo tipo de música psicodélica. El álbum más emocionante para mí es Strange days, el segundo. Fue el que yo más disfruté. El primer álbum es la vida de los Doors. Y el segundo es The Doors como científicos locos haciendo música.

¿Qué recuerda de sus años en la banda de su hermano Rick And The Ravens?

Eso fue hace mucho tiempo. Era surf music en las playas del sur de California, en los primeros 60. Apenas empezaban los Beatles, eran los tiempos de los Beach Boys y los Rolling Stones apenas nacían. Era tiempo de juventud, exuberancia y gran alegría y diversión bajo la luz de California.

Las cualidades de Jim Morrison como ‘frontman’ siempre fueron comentadas pero... ¿cómo hacían para seguir su ritmo frenético?

Nosotros lo adoramos. En The Doors sólo había una mente común. Los cuatro conformábamos una mente, así que seguirlo era fácil, porque sabíamos que estábamos con él en la oscuridad y el caos, porque éramos la misma mente cósmica y psicodélica.

¿Qué aprendió de Jim Morrison?

“No bebas. No bebas demasiado”. Y lo otro que aprendí de él: “contrólate, por amor de Dios, o vas a morir”. Qué lástima… pobre Jim, él sólo llegó a los 27, y todavía lo extraño tanto. Qué gran artista era y qué ser humano tan trágico.

¿En la actualidad qué significa el poeta William Blake?

Es un hombre de conciencia. Él tuvo mucha influencia en la vida de Morrison y nuestro nombre viene de William Blake y Aldous Huxley. El poeta dijo que una vez las puertas fueran abiertas, el hombre vería las cosas tal como son y eso fue lo que hicimos con el LSD: abrimos las puertas de la percepción.

¿Cuál va a ser el repertorio del concierto en Colombia?

Las canciones preferidas de The Doors: Light my fire, Back door man, When the musics over, LA Woman y otras cosas.

¿Cuáles son los proyectos de la banda?

Para este año tenemos la película de The Doors.

The Doors, la leyenda sigue viva

Con el repertorio que inmortalizó al grupo emblemático de la década del 60, Riders on the Storm-The Doors causa admiración con cada presentación que realiza. Después de más de 30 años de desaparecido su vocalista, Jim Morrison, la banda fundada por Ray Manzarek y Robby Krieger reafirma su tendencia de fusionar el blues con elementos psicodélicos.

Brett Scallions, su cantante actual, ha suscitado los mejores comentarios por parte de la crítica especializada, gracias a su potente voz y a su condición versátil.

El concierto Riders on the Storm-The Doors se realizará el 28 de abril a partir de las 8 de la noche en las instalaciones del Downtown Majestic, Calle 23 Nº 6-19. Informes en Tuboleta. 593 6300.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Howard Phillips Lovecraft: el terror como mito

El barrio que nació de la basura

La mirada de Hebe Uhart

La galaxia de “Universo Centro”