La noche fue el peor enemigo de los piratas

<p>Una operación militar en aguas de Somalia le devolvió la libertad al capitán Richard Phillips.</p>

Los militares habían estudiado muy bien la operación, tanto, que los piratas somalíes estaban en alerta. “Hemos visto a los helicópteros y aviones volar por encima de nosotros. No nos hacemos responsables de las consecuencias”,  dijo Abdi Kollis, jefe de los delincuentes, a la agencia EFE.

Pero los piratas bajaron la guardia hacia las nueve de la noche, hora local. En cuestión de minutos los soldados estadounidenses se acercaron al bote salvavidas en las aguas del Golfo de Adén, dispararon en medio de la oscuridad y rescataron al capitán Richard Phillips, secuestrado desde la semana pasada y por quien los asaltantes pedían un rescate de US$1,5 millones.

Un funcionario de la Marina estadounidense le relató a la cadena de noticias CNN algunos detalles del operativo: tres secuestradores murieron en el intercambio de disparos, otro fue capturado y Phillips, quien había sido rescatado sin rasguño alguno, se dirigía a bordo del buque de guerra USS Bainbridge a casa.

Sin embargo, esta historia tiene un lado trágico. Este domingo aterrizaron en la base militar de Villacoublay, cerca a París, cuatro turistas franceses rescatados por el ejército de su país. La operación permitió la captura de tres somalíes, pero en ella murió Florent Lemaçon, dueño de la embarcación retenida, por una bala que se incrustó en su cráneo.

Su esposa, Chloé Lemaçon, y su hijo, Colin, fueron recibidos por el ministro galo de Defensa, Hervé Morin, quien anunció una investigación para esclarecer dicha muerte.

En la actualidad hay cerca de 250 personas retenidas por piratas somalíes, de los cuales 92 son ciudadanos filipinos.

Temas relacionados
últimas noticias