Bloquean patios en Fontibón por líos en pagos

Ponce de León, firma concesionaria, negoció un acuerdo con los conductores y propietarios huelguistas.

A las 6:00 a.m. del lunes ocho grúas pertenecientes a la cooperativa de transportadores GM se estacionaron en las puertas de los patios de Fontibón para protestar por aparentes irregularidades en los pagos de contratos de servicios de los últimos meses. El paro tenía como fin pedir a la firma Ponce de León —encargada del manejo de los patios de Tránsito en Bogotá— que cancelara lo que los conductores denominaron como “el saldo pendiente de más de tres meses”, que al parecer sobrepasa la cifra de los $100 millones.

La deuda por la que propietarios y conductores de vehículos protestaban debía ser pagada por la firma a la cooperativa GM, que funge como intermediaria de la contratación. Según Alberto Calderón, gerente de proyectos de Ponce de León, el problema “surgió simplemente por el cambio en los tiempos de pago; ellos argumentan que hay un retraso, pero lo que pasa es que ahora los pagos son mensuales y no semanales, como se hacían antes”. Sin embargo, los trabajadores no dudaron en afirmar que había irregularidades en las formas y los tiempos de pago y que a muchos se les deben cantidades como 5, 10 y 15 millones de pesos.

Los bloqueos causaron la paralización de más de 40 grúas que debieron quedarse dentro de los parqueaderos e innumerables complicaciones para los ciudadanos que acudieron temprano a los patios a tramitar la salida de sus vehículos, y aunque el paro no impidió llevar a cabo éstas diligencias, sí causó retrasos. Otra consecuencia de la huelga fue la baja capacidad de asistencia de emergencias por parte de las grúas en la ciudad, pues casi la totalidad de los vehículos se quedaron parqueados en el interior de los patios en Fontibón.

La firma Ponce de León, que es dueña de 40 de las 68 grúas que trabajan para el Distrito, tiene contratado un parque automotor de 28 grúas extra a las que se les paga por  servicios prestados. En ese grupo se encontraban los conductores de los carros parados.

En horas de la tarde funcionarios de la Secretaría de Movilidad, de la concesionaria Ponce de León y de la Personería distrital se reunieron con los transportadores en paro con el fin de llegar a un acuerdo. Después de las dos de la tarde, El Espectador  conoció de parte de funcionarios de la concesionaria que ésta pagaría la suma de $85 millones para cubrir el desbalance en los pagos, y que con esta cifra —descontando gastos de gasolina, daños a vehículos y multas— quedaba cerrado el pleito.

Temas relacionados