El invierno no da respiro

La temporada de lluvias ha dejado 34 personas muertas y 64.309 damnificadas.

Una nueva preocupación tienen los organismos de emergencia. A la racha de derrumbes y avalanchas que se han registrado en los últimos días en el país por cuenta de la ola invernal, se suma ahora el peligroso aumento de los caudales de varios afluentes.

De acuerdo con la red de pronósticos y alertas del Ideam, los niveles de los ríos Patía, Mira y Telembí, en la región pacífica colombiana, se dispararon en las últimas horas, provocando desbordamientos e inundaciones en las poblaciones ribereñas, que a comienzos de este año ya habían vivido el mismo drama que dejó en esa oportunidad 40 mil personas afectadas.

En las zonas rurales de los municipios Policarpa y Francisco Pizarro, en Nariño, el río Patía provocó grandes inundaciones, dejando decenas de viviendas anegadas y a miles de familias damnificadas. Los niveles del río Magdalena, entre Barrancabermeja y Puerto Wilches, también continúan altos, por lo cual los expertos del Ideam no descartan inundaciones lentas.

De acuerdo con la Oficina de Prevención y Atención de Desastres, la ola invernal que se inició en los primeros días de marzo ha dejado hasta el momento un saldo de 34 muertos, 16 heridos, dos desaparecidos y 64.309 personas afectadas, en 125 municipios de 23 departamentos.

Cundinamarca registra el mayor número de emergencias, con 19, seguido por Antioquia con 15 y Tolima y Nariño con 11 cada uno.

Temas relacionados

 

últimas noticias