Evocando a Don Chinche

Héctor Ulloa creó al personaje más famoso de la TV criolla de los años 80.

¿Quién bautizó a Don Chinche?

(Fernando González) Pacheco.

¿La serie tuvo dos finales?

Sí, a alguien se le ocurrió hacer una segunda parte, como en los Beverly Ricos. Gente profesional y capaz, pero que no se casó con la idea original de Don Chinche y el resultado no fue el que esperábamos.

¿Cuál le gustó más?

Obviamente la primera, con Pepe Sánchez, nos dio todas las satisfacciones.

¿De dónde salió Don Chinche?

De la mamadera de gallo, que es algo muy nuestro, muy colombiano. Como proceso de observación de los tipos populares que se encuentra uno en la calle, que tienen las más diversas procedencias y perfiles.

¿Y cómo lo construyó?

Hice una amalgama y la usaba en los pasillos, entre mis amigos en Punch Ltda., dueña de una emisora que yo gerenciaba: Radio Capital.

¿Cuándo le dio vida?

En un momento se me fue un locutor de madrugada, tuve que reemplazarlo y me pareció válido hacerlo a través de ese personaje. Y ahí nació Don Chinche, que fue al Yo y tú con el nombre de Régulo Engativá y luego por iniciativa de Fernando Gómez se convirtió en una serie sólo para el personaje.

¿Y cuál fue su secreto para entrar a los hogares colombianos?

Fue jugar el juego de la verdad.

¿Qué era lo más característico de Don Chinche?

Su belleza personal, alto, ojiazul, bien plantado y con plata (risas).

¿Qué quería ser Héctor cuando niño?

Quería ser grande. Cosa que nunca logré, entre otras cosas.

El mejor recuerdo de Don Chinche.

Lo vivo a diario y es el afecto de la gente.

Su mejor amigo en el elenco.

Indiscutiblemente, era mi socio, el Culebrito Casanova.

El secreto para mantenerse en la política.

Si lo encuentro, yo le cuento.

¿Y no le daba miedo que en la política se le prendieran las malas mañas?

Hasta ahora no se me ha pegado nada.

¿Y a usted, como diputado, también lo asesoraba el doctor Pardito?

A Dios gracias no y por eso duré dos períodos.

¿Qué fue lo primero que pensó  cuando lo llamaron de ‘SoHo’?

Cómo quitarme las viejas de encima cuando me vieran empelota y después me di cuenta de que no, que era vestido.

En TV, ¿cuál es el retrato costumbrista de la realidad colombiana?

No hay. El humor en Colombia se dejó arrinconar y se fue hacia las fórmulas matemáticas de los gringos, entonces se hacen comedias al estilo gringo.

¿Qué lo inspira?

Una mujer bonita siempre será inspiración.

Su comida favorita.

Salmón ahumado.

¿Qué le molesta?

El salmón mal preparado.

Su mayor defecto.

Creerme inteligente.

Su gran virtud.

Serlo.

¿Cuál fue su primer papel?

Hace 50 años, en Angelina o el honor de un brigadier, de don Alejandro Casona, dirigida por el maestro Bernardo Romero.

Su mayor logro.

Acordarme de la Angelina (risas).

¿Volvería a la actuación?

No sé si me dejen.

¿Con quién le gustaría compartir set ?

Que no sea otra vez con Brigitte Bardot (risas).

Una maña.

Pedirles beso a todas las reporteras.

 

Para ver uno de los capítulos de Don Chinche, haga clic AQUÍ

 

últimas noticias