Seguridad, un problema Capital

<p>Denuncian que panfletos pueden ser prueba del posicionamiento de actores armados.</p>

La administración distrital mantuvo el miércoles en la mañana uno de los más duros debates en lo que va corrido del año en el Concejo de Bogotá. El tema: la seguridad.

Las bancadas del Cambio Radical y del Polo Democrático pusieron sobre la mesa los distintos problemas en materia de seguridad que afectan a la ciudad, mientras que la vocería del Distrito estuvo a cargo de la Secretaria de Gobierno, Clara López de Obregón, quien presentó sus explicaciones al final del debate.

 La jornada comenzó al rededor de las 11 a.m. con la intervención de la concejal María Angélica Tovar, del partido Cambio Radical, quien afirmó  que el Alcalde,  Samuel Moreno, ha sido “irresponsable con respecto al tema de los delitos cometidos por menores”,  puesto que no ha cumplido las metas estipuladas en el plan de desarrollo sobre  reducir un 10% la tasa de delitos de menores y aumentar un 28 % la capacidad de atención y rehabilitación  de jóvenes adictos a sustancias psicoactivas. La concejal criticó que “la responsabilidad de atención de esos casos recaiga actualmente en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), que  debe poner sus recursos e instalaciones para atender esa problemática”. Según Tovar, “el Distrito no ha cumplido en cuanto a le generación de mecanismos de atención especializados” para atender las distintas problemáticas que hacen vulnerable a la población juvenil en Bogotá. Y continuó diciendo que la anterior situación “explica el aumento de 4% en la tasa de criminalidad juvenil”.

Otras de las críticas de la bancada de Cambio Radical vinieron de los concejales Darío Fernando Cepeda y Carlos Fernando Galán. El primero criticó fuertemente las irregularidades en los procedimientos de detención de menores en la ciudad, puesto que entre enero y febrero se habían producido más de 20 mil capturas sin justa causa o con irregularidades en los procesos de detención. Posteriormente llamó la atención sobre el hecho de que al parecer,  “la Policía estaría incurriendo en prácticas incorrectas con el fin de demostrar resultados”. Galán, por su parte, resaltó la influencia de la política de seguridad democrática en los esquemas de seguridad de las fuerzas policiales y argumentó lo complicado del hecho, pues “ las bases de la política de seguridad democrática no desarrollan lineamientos para la ciudad dada su condición rural”, y continuó diciendo que “por su  contenido netamente antisubversivo, restringe el abordaje del tema pues sólo se preocupa del conflicto armado”.

Las intervenciones del Polo Democrático, partido de gobierno, hicieron evidentes, por otra parte, los problemas que el Gobierno debe afrontar. El concejal Antonio Sanguino abordó el tema de las amenazas por medio de  panfletos de limpieza social que se distribuyen por toda la ciudad, asegurando que “éste puede ser el preludio del posicionamiento de actores armados emergentes en la ciudad, ya que está demostrado que este procedimiento suele ser una de las estrategias de consolidación territorial de los grupos  organizados al margen de la ley”.

Para cerrar la sesión, Clara López repitió que el Distrito no sólo trabaja en acciones coercitivas, sino en políticas de prevención, que en últimas, son las más importantes.

Temas relacionados