Robo en la Casa Rosada

La policía argentina investiga, en medio del estupor general, un robo ocurrido a principios de año en la sede del gobierno.

Se trata de la banda presidencial de seda y el bastón de madera con empuñadura de oro que pertenecieron al ex presidente Arturo Frondizi, quien gobernó de 1958 a 1962.

Ambos objetos fueron sustraídos del Museo de la Casa Rosada, que funciona en las instalaciones del edificio presidencial y guarda el legado de todos los mandatarios argentinos. De acuerdo con las autoridades, el robo fue posible por las refacciones que se adelantan en la sala de exposición.

 Pero éste no es el primer caso de hurto contra el patrimonio del museo. Dos años atrás se denunció la desaparición de un bolígrafo de oro que perteneció a Roberto Ortiz, presidente de 1938 a 1942, y dos relojes de los mandatarios Agustín Pedro Justo (1932 a 1938) y Nicolás Avellaneda (1874 a 1880).

La historia ha generado la indignación de los argentinos, pues ocurre en momentos cuando abundan las críticas al actual gobierno por el tema de la seguridad. Según un estudio de la consultora Poliarquía, más de 30% de los habitantes de pequeñas, medianas y grandes ciudades considera la inseguridad un problema mayor.

Para la presidenta Cristina Fernández, la preocupación obedece a una “sensación provocada por los medios”.

Temas relacionados