Las siete vidas del ‘Gato’ Pérez

El ex futbolista dice que le gustaría ser director técnico.

Con que de nuevo a la tele. Usted ahora es El Gato con notas.

Digamos que sí (risas).

Y no tiene siete vidas, sino siete oficios.

Más o menos, porque de las siete me quedarán dos (risas).

¿Cuáles son sus siete vidas?

La vida familiar, el fútbol, la televisión, la de padre, como hijo, entre otras.

¿Qué le gusta más: la pasarela, el fútbol o el set?

El fútbol.

¿Usted también cae siempre de pie?

A veces no.

¿Qué tal trabajar con Laura Acuña?

(Risas) Muy linda.

Lo primero que le viene a la mente al hablar de ella.

Una cara muy preciosa, la cámara la quiere mucho a ella.

¿Es cierto que la curiosidad mató al gato?

En algunas ocasiones sí.

¿Qué tanto tiene de majito?

Tal vez las facciones.

¿Y se trajo sus petrodólares de Arabia?

Y tapetes persas (risas).

¿Fue un acierto irse para un fútbol bien pago aunque no sea de primera línea?

Yo no me arrepiento de las cosas que ya hice, me arrepiento de lo que no he hecho. Aprendí, conocí y viajé.

¿En cuántos países jugó usted?

Ecuador, China, Arabia Saudita, Portugal, entre otros.

La última película que vio.

Dos veces Quién quiere ser millonario.

¿Qué es mejor, presentador o futbolista?

(Risas) Ya sabe cómo corchar a un jugador.

¿Dónde dejó el balón?

En el baúl del carro.

¿Y Millos qué?

Lo mejor.

Hincha de…

Millos, ¡por favor!

Una pasión escondida.

El cine y el tenis.

Su mayor frustración.

No haber sido campeón con Millos.

El cabezazo de su vida.

Mis hijos.

Un autogol.

¡Huy!, varios. En la vida, haberme separado de mi primer matrimonio y un gol que me ha desvelado toda la vida, que es la final de la Copa Libertadores contra River Plate.

El gol que lo marcó.


El primero que hice como jugador profesional, aquí en Bogotá contra Cúcuta.

¿Lo que más le gusta comer?

Me fascina el ajiaco.

¿Qué pasó con la franquicia de su restaurante?

Perdí.

¿En qué otros negocios anda ahora?

Tengo una escuela de fútbol y no quiero más restaurantes.

¿Iremos al mundial?

Yo digo que sí.

¿Le jalaría a la dirección técnica?

Sí, pero no ahora.

¿Tiene pensado incursionar en la actuación?

Ya lo he hecho, pero me quedo con el fútbol y la presentación.

¿A quién le robaría un beso?

A mis hijos.

Lo primero que le mira a una mujer.

Cuando puedo, los pies. Si va delante de mí, obviamente las nalgas, y si viene de frente, los ojos.

¿Cómo cautiva a una mujer?

Siendo uno mismo.

¿Qué le dejó el fútbol?

Todo.

El mejor futbolista del país.

Volante, el Pibe; delantero, el Tino; arquero, Óscar Córdoba.

¿Y un técnico admirable?

Muchos… con unos se aprende y con otros no hay que repetir.

¿A quién no soporta?

A los que me quieran meter los dedos en la boca.

Un político admirable.

En estos momentos me inclino por Uribe, él ha hechos muchas cosas, tanto buenas como malas. Pero para mí concepto, ha tenido más acierto que errores.

Un lugar para visitar.

Providencia es espectacular.

¿Qué tan religioso es?

Creo que ahora soy más que antes.

Un lujo.

El reloj.

Una maña.

Me gustan los jueguitos.

¿Duerme con o sin pijama?

Con... pero me la quitan.

Temas relacionados