La defensa al Pico y Placa

Secretaría de Hacienda asegura que la restricción no afecta la economía.

Un aumento del 2% en el recaudo del impuesto de industria y comercio en lo que va corrido del año, con respecto al mismo período de 2008, es el principal argumento que esgrime el secretario de Hacienda Distrital, Juan Ricardo Ortega, para afirmar que el Pico y Placa extendido “no ha afectado la economía de Bogotá”.

El funcionario se presentó ayer en el Concejo para sostener su tesis de que los capitalinos siguen consumiendo igual cantidad de bienes y servicios, a pesar de la medida que restringe el tráfico de vehículos durante 14 horas diarias.

Ortega se basó en unos reportes preliminares de las entidades bancarias, y en el estudio de Raddar, según los cuales el recaudo del impuesto pasó de $68.000 millones a $76.000 millones. “La reducción de las ventas se debe en un 50% a que en los meses de enero y febrero se evidenció una disminución en el consumo, situación que ocurre año tras año”.

La posición del Secretario fue refutada duramente por concejales como Ómar Mejía, quien le pidió a Ortega decir la verdad, ya que “la administración no puede ocultar más que Bogotá está en crisis financiera”.

La Secretaría de Hacienda todavía estudia el impacto en el impuesto ICA, un gravamen de industria y comercio con el que se analiza el comportamiento de la actividad comercial como la compraventa o distribución de bienes y mercancías, tanto al por mayor como al detal. Con esos datos, el próximo 20 de abril esa entidad le entregará al alcalde Samuel Moreno el informe con las cifras oficiales del comportamiento de la industria y el comercio entre enero y marzo de 2009.

Al término de la jornada, que se extendió durante poco más de cuatro horas, varios cabildantes prometieron seguir insistiendo en la necesidad de modificar el Pico y Placa extendido.

Asimismo, el concejal Rafael Escrucería pidió declarar la “emergencia administrativa en Bogotá ante la recesión”. El vocero de la bancada de Convergencia Ciudadana se refirió no sólo al Pico y Placa, sino en general a la crisis económica que enfrentan los mercados internacionales: “Podríamos nombrar un gerente para la emergencia”, concluyó.

Temas relacionados