Ex senador Álvaro Araujo Castro y su padre, a juicio por secuestro

Fiscalía los acusa del plagio de Víctor Ochoa. Ellos dicen que eran aliados políticos de la víctima.

La Fiscalía llamó a juicio al ex congresista Álvaro Araújo Noguera y a su hijo Álvaro Araújo Castro en desarrollo de la investigación por el secuestro del dirigente político Víctor Ochoa Daza, ocurrido en enero de 2002. De las indagaciones adelantadas por el ente acusador se estableció que el plagio fue ordenado por el ex jefe del Bloque Norte de las autodefensas, Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, días antes de las elecciones de ese año.

Pese a que en la liberación de la víctima participó Araújo Noguera, la Fiscalía señala que lo hizo para beneficiar al partido Alas, que encabezaba su hijo. Los Araújo han negado con vehemencia que hayan tenido que ver con el secuestro y en su defensa han manifestado que, incluso, con la familia Ochoa hicieron un pacto político a través del cual lograron la Alcaldía de Valledupar en 2002, varios escaños en la Cámara y la Gobernación del departamento del Cesar en 2003. En la misma decisión la Fiscalía acusó a Araújo Noguera por concierto para delinquir, delito por el que su hijo ya había sido acusado y llevado a juicio, aún en desarrollo.

En este caso la Procuraduría se distanció de la posición del ente acusador y solicitó la preclusión de la investigación en favor de los procesados. Entre otras razones, el Ministerio Público recuerda que el ex cónsul en Barquisimeto, Venezuela, Elías Ochoa, quien denunció la presunta participación de los Araújo en el secuestro de su hermano en un carta que le envió al vicepresidente Francisco Santos en diciembre de 2006, lo hizo con base en el testimonio de Rodolfo Díaz Meneses, un médico que supuestamente mantenía contacto frecuente con Jorge 40 y quien posteriormente fue asesinado.

En concepto del Ministerio Público, es curioso y “contrario a la sana crítica” que Elías Ochoa sólo hubiera dado crédito a la declaración de Díaz Meneses cuatro años después de haber ocurrido el plagio. Además, teniendo en cuenta que el mismo ex cónsul, en enero de 2007, puso en duda la participación de los Araújo, manifestando que había enviado la carta al Vicepresidente en un momento de ofuscación.

Como es conocido, el vicepresidente Santos remitió la denuncia a la Corte Suprema, que luego desestimó la retractación de Elías Ochoa señalando que él no desdijo de los hechos, sino de su apreciación personal sobre el grado de injerencia de los Araújo en el plagio. Tras la renuncia de Araújo Castro a su curul en el Senado, la Fiscalía continuó con la investigación y con la decisión del viernes corrobora la hipótesis de la Corte. Un juez del circuito especializado tendrá la última palabra en el sonado caso.

Temas relacionados