La “vanidoteca” de Murcia

Por lo menos 10 mil videos y fotografías de la vida social del cerebro de DMG fueron hallados en Santa Marta.

La sorpresa para los investigadores de la Dijín y de la Fiscalía fue mayúscula cuando, durante la ocupación de una casa en Santa Marta que estaba a nombre de Amparo Guzmán, la madre de David Murcia, encontraron lo que hasta ahora se ha convertido en el más grande registro fílmico de la vida social del cerebro de DMG: por lo menos 10 mil videos y fotografías de sus excéntricas y ostentosas reuniones. Desde sus tiempos como asistente de cámara en Bogotá y camarógrafo en el Putumayo, Murcia desarrolló una profunda afición hacia las imágenes, al punto que en la apoteosis de su firma fundó el canal Body Channel.

Como nuevo rico no desaprovechó oportunidad para que su vida social quedara registrada en fotografías y videos al lado de reconocidas figuras de la farándula criolla e incluso de connotados periodistas o dirigentes políticos. El hallazgo se produjo en la primera semana de febrero en una vivienda localizada en la carrera 3 con calle 21, en el sector de El Rodadero de la capital del Magdalena, donde en cajas y en un clóset los detectives encontraron DVD, CD y casetes, de diferentes formatos, donde reposan de manera detallada las reuniones y extravagancias de Murcia Guzmán, sus socios y familiares.

“Era la vanidoteca de Murcia”, señaló una fuente cercana a la investigación. Los DVD, CD y casetes estaban rotulados con leyendas que decían, por ejemplo: “Fiesta en el yate”, y a continuación la fecha de ocurrencia del acontecimiento. También recordatorios como “Fiesta de DMG”. Por el estilo se encuentran reseñadas reuniones de negocios, lanzamiento de nuevas empresas, festejos familiares o viajes de placer donde la figura central y más destacada, como jefe de la comercializadora y su representante más visible, no sólo en Colombia, sino en el exterior, era el propio Murcia Guzmán. También quedan en evidencia sus excesos y los onerosos gastos en los que incurría, en grandes banquetes y finos licores, para satisfacer a sus invitados y reforzar su imagen de potentado y hombre de negocios.

La vivienda donde se encontraba el material de video estaba deshabitada y allí fueron encontradas prendas de mujer que al parecer pertenecían a la madre de Murcia y a su esposa, Joanne Ivette León, hoy residenciada en Uruguay y prófuga de la justicia. “Era la casa de descanso de los Murcia en esa ciudad. Incluso, querían dotarla de más comodidades de las que ya tenía”, señaló la fuente. Y es que en el segundo piso de la residencia se estaba construyendo una piscina.

Pero no se descarta que parte del material que estaba en la residencia se haya perdido por cuenta de ladrones que en busca de guacas dejaron su rastro en la edificación. En los techos es evidente que hubo irrupción en la casa luego de la intervención de DMG por parte del Gobierno y los rumores de supuestos ocultamientos millonarios de dinero en las propiedades de Murcia, su clan familiar y sus socios.

Según los investigadores, la vivienda, de unos 200 metros cuadrados, había sido adquirida por Amparo Guzmán de Murcia en enero de 2007 y en la actualidad su costo comercial supera los $600 millones. El material incautado fue dejado, por los representantes de la Unidad de Lavado de Activos de la Fiscalía que participaron en la diligencia, en cadena de custodia  en manos de los investigadores de la Dijín de la Policía.

La ubicación de la casa era estratégica, teniendo en cuenta que en Santa Marta David Murcia tenía la intención de construir un complejo turístico en el que los clientes de su comercializadora podrían ir de vacaciones.

No se descarta que ese hallazgo más adelante pueda abrir un nuevo frente de investigación sobre los nexos y tentáculos de la cuestionada firma de David Murcia.

Entre tanto, el lunes en el Tribunal Superior de Bogotá continuó la audiencia pública preparatoria en la que se definen las pruebas que serán utilizadas en el juicio contra David Murcia Guzmán por los delitos de lavado de activos y captación masiva y habitual de dineros del público. Una de las evidencias aprobadas por el juez cuarto especializado de Bogotá, José Reyes, es una grabación en la que Daniel Ángel muestra su preocupación por un computador incautado presuntamente al narcotraficante Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta. Aunque el abogado de Murcia, Gustavo Salazar, cuestionó la validez de esa y otras grabaciones, por haber sido conocidas por los medios de comunicación, el juez desestimó ese argumento teniendo en cuenta que no sólo la Fiscalía tenía los audios. Entre tanto, la Procuraduría criticó que DMG no hubiera tomado las precauciones del caso para evitar el ingreso de dineros del narcotráfico.

Temas relacionados
últimas noticias