‘Jugada’ uribista para superar conciliación

Sería una fórmula para atravesársele al hoy presidente de la Cámara, Germán Varón.

Desde que se inició el trámite del referendo reeleccionista en el Congreso de la República, mucho se ha hablado del momento de la conciliación. Se trata del acuerdo al que deben llegar el Senado y la Cámara de Representantes en torno a la iniciativa, proceso obligado a raíz del cambio que el primero le hiciera al texto del proyecto. El asunto es que, teniendo en cuenta que el referendo entró por la Cámara, la sartén por el mango la tiene su presidente, Germán Varón, representante de Cambio Radical —el partido de Germán Vargas Lleras—, cuya postura es claramente antirreeleccionista.

“El referendo es un muerto al que ya le están haciendo un funeral, porque tiene problemas financieros, tiene problemas judiciales y tiene problemas de redacción”, dijo recientemente Varón, indicando que lo que aprobó la Cámara fue lo que firmaron cuatro millones de colombianos, por lo que el Senado no podía introducirle cambios a la pregunta. Como presidente de la Cámara, Varón tiene la facultad de nombrar el número de conciliadores y, en el caso de dicha corporación legislativa, designarlos con nombre propio. O sea que, si quiere, podría nombrar a colegas que no comparten la idea de un tercer mandato del presidente Uribe.

Pero, como soldado avisado no muere en guerra, el uribismo ya ha comenzado a moverse con el objetivo de poder superar ese obstáculo de la conciliación. Mucho se ha hablado, por ejemplo, de recusar a Varón por sus declaraciones a los medios de comunicación. Más allá de ello, El Espectador conoció la ‘jugada’ que están fraguando los reeleccionistas, la cual, a la luz de la normatividad, es totalmente viable: que la Plenaria de la Cámara determine no realizar todavía la conciliación, esperar a que Varón termine su período y luego, el 20 de julio, que sea el nuevo presidente de la Cámara quien la convoque.

Según los acuerdos de la coalición, en la próxima legislatura le corresponde asumir la presidencia de la Cámara de Representantes al Partido de la U. Los nombres que hasta el momento se han escuchado en los pasillos del Capitolio para reemplazar a Varón son los de Carmelo Pérez, del Meta; Miguel Amín, del Atlántico; Augusto Posada, de Antioquia, y Karime Mota, también del Atlántico.

“Eso es perfectamente viable y tocaría esperar la determinación de la plenaria”, reconoce el mismo Germán Varón. Alternativa que también acepta el senador conservador Eduardo Enríquez Maya, ponente del proyecto: “Es un proyecto de ley ordinario y la conciliación hace parte del proceso formativo. No hay ningún problema a la hora de conciliar, porque se puede hacer uso de los términos de la próxima legislatura”, advirtió.

Incluso, en la misma oposición admiten que esa salida es posible. Parmenio Cuéllar, senador del Polo Democrático y ex ministro de Justicia, señaló que el actual presidente de la Cámara cometió un gran error político al anunciar el obstáculo que podría existir a la hora de conciliar. “Esto los alertó y ya le están buscando salidas al tema”, dijo. Y en cuanto a la posibilidad de dejar que dicho requisito se cumpla en la próxima legislatura, agregó: “Los uribistas tienen las mayorías y pueden hacer todo lo que quieran”.

En materia de tiempos, el asunto no preocupa mucho a los reeleccionistas. Si el referendo sale del Congreso en julio, tiene hasta comienzos de octubre para ser revisado por la Corte Constitucional. El Presidente tendría un mes para convocar al pueblo a las urnas y en noviembre o comienzos de diciembre si se alcanza la meta de los cerca de siete millones de votos el Primer Mandatario estaría habilitado para ser candidato por tercera vez.

Temas relacionados
últimas noticias

Las cinco lecciones de la contienda electoral

Así votó la Amazonía colombiana