“Me falta ir a Pereira”

El filósofo y escritor español Fernando Savater está en Colombia.

¿Qué tan buena suerte tiene?

La que tengo procuro convertirla en buena.

Su mayor acierto hípico.

Una vez en el Hipódromo de Windsor, acerté en una carrera de 27 caballos y no había dinero suficiente para que me pagaran.

¿Y literario?

Acertar leyendo, porque los libros míos siempre no son lo que quería escribir.

¿Qué tienen que ver la filosofía y el azar?

Buscar la razón es un pulso permanente por ganarle al azar.

Un caballo inolvidable.

Yo vi correr a ‘Sea Bird’.

¿Y un libro?

¡Moby Dick!

Un hipódromo y un derby.

¡Epsom!, ¡Epsom!

Una “pregunta de la vida”.

¿Seguiremos aquí mañana?

Una “duda de jardín”.

¿Acabará algún día la violencia en el mundo?

Una imagen “recuperada de infancia”.

El Hipódromo de Lasarte, en San Sebastián, cuando yo tenía cinco años.

Un conflicto ético, tipo Amador.

Muchos y he perdido casi siempre.

Una anécdota en Colombia.

Una vez di una charla sobre filosofía en Medellín; el rector de la universidad, sabiendo mi afición por los purasangre, y como nos habíamos conocido en el Hipódromo Longchamp, en París, trajo a los jockeys del hipódromo local y los sentó en primera fila. Los pobres, obligados, soportaron un aburrimiento infinito.

¿Cuántas veces ha venido al país?

Muchas, la primera hace 30 años.

Un amigo colombiano.

Muchos, pero el más antiguo y destacado es Néstor López, la cabeza de la Corporación Ateneo Porfirio Barba Jacob de Medellín, adonde voy ahora.


¿Qué hacer para que la hípica no muera en Colombia?

Abrir hipódromos mejor organizados, sanos de problemas de mafias y corrupciones.

Un truco de escritor.

No preocuparte por lo que vas a poner después sino de la frase que estás escribiendo.

¿Otro ‘hobby’?

Veo cine en casa.

¿Cuánto ha llegado a apostar?

Apuesto poquito, porque la ilusión que te hace al ganar es la misma y te duele menos si pierdes.

¿Lejos de la ludopatía?

Si me pierdo, no será por esa enfermedad.

¿Qué lugar del país le falta conocer?

Conozco la mayoría de ciudades, pero no he estado en Pereira, me gustaría ir a ver una escuela que construyeron con mi nombre.

¿Qué libro le falta escribir?

Ahora estoy con uno casi imposible y por eso sigo en él: hacer una historia de la filosofía para niños.

¿Cómo es un día promedio suyo?

Me levanto temprano, paseo, hago bicicleta estática, destino media mañana a leer la prensa, contesto mis correos, como temprano, hago una siesta inexorable, luego leo hasta las 8:30 de la noche y, enseguida, ¡a escribir!

¿Desde cuándo usa gafas?

Desde los seis años y por desgracia fue tarde porque casi no veo por un ojo.

Una anécdota con ellas.

Estas son de viaje, pero suelo llevar unas muy originales del diseñador veneciano Danilo Carraro. Un día en París, estaba fumándome un ‘pitillo’ afuera de una tienda, pasó un señor, me vio, me señaló y gritó: “¡Carraro!”.  Somos una secta.

¿Cuál es su plato preferido?

Me encanta el ajiaco, y no es porque esté en Bogotá.

Tres claves para triunfar.

No sé qué es triunfar, aunque llamo “triunfo” a lo que venga así sea un fracaso.

Un consejo para ser escritor.

¡Leer!, no hay otra forma.

Una gran influencia literaria.

Borges.

Un autor con el que no pudo.

Günter Grass.

Uno que lo aburra.

Los libros sobre la Guerra Civil Española.


Una escritora.

Agatha Christie.

¿Qué es El Espectador?

Un periódico que procuro leer para saber qué pasa en Colombia.

¿De qué se arrepiente?

Del daño que haya hecho.

Una locura.

Cuando se necesitaba a alguien en el País Vasco para liderar una campaña contra el terrorismo y yo me puse a la cabeza del asunto.

¿Alguna por hacer?

Me quedo con las que me gustan.

¿Qué carga en el bolsillo?

El móvil y un llavero comprado en algún hipódromo.

La última vez que maldijo.

Ayer, cuando llegué olvidé en el avión una botella de whisky y unos puros. Tengo tendencia a olvidar cosas y eso me fastidia mucho.

Defina:

Aristóteles: el más sabio.

Sartre: dudoso.

García Márquez: imaginación.

Bukowski: lo mejor de él es su pasión por los caballos.

Rodríguez Zapatero: es mejor en unas cosas que en otras.

Álvaro Uribe: por lo menos ha hecho un esfuerzo insólito.

Colombia: un país que va a estar muy presente en el futuro, por cosas muy distintas a la violencia.

Temas relacionados

 

últimas noticias