Presidente Uribe propone acuerdo legislativo

<p>La prioridad es salvar la reforma política, a punto de hundirse en la Cámara.</p>

El plazo se agota. A la Cámara de Representantes sólo le quedan 48 horas para evitar que por vencimiento de términos algunos proyectos de ley se ‘cuelguen’. Se trata de una carrera contra el reloj y, por eso, el presidente Álvaro Uribe citó este martes con urgencia a su bancada a la Casa de Nariño para sellar lo que llamó un acuerdo de “democracia representativa y participativa”, al que convidó incluso a la oposición.

La propuesta es suspender el trámite de la reforma laboral de horas extras, acelerar la aprobación de la reforma política y debatir los referendos del agua y cadena perpetua para violadores de niños. La reunión, a la que asistieron más de 100 congresistas, en su mayoría representantes a la Cámara  —a los que Uribe denominó en repetidas ocasiones “la bancada Primero Colombia”—, se extendió por más de cuatro horas, en las que se “reorganizó” la agenda legislativa. El primer punto abordado fue la propuesta de pagar horas extras a partir de las 6:00 de la tarde y no de las 10:00 de la noche, como ocurre hoy.

“Es altamente inconveniente para Colombia en estos momentos de crisis hacer modificaciones a la legislación laboral en cualquier sentido. Es inconveniente quitar beneficios de los trabajadores suprimiendo parafiscales, pero también lo es engañar a los trabajadores con la promesa de mayor pago de recargos desde las 6:00 de la tarde. Eso podría traducirse en más desempleo y en más pobreza, por eso la bancada Primero Colombia dará su voto negativo por la responsabilidad política del Gobierno”, dijo Uribe.

Según el representante Carlos Fernando Motoa, la prioridad del Gobierno es la reforma política. La discusión del proyecto en la Comisión Primera de la Cámara no ha avanzado en gran medida porque su presidenta, Karime Mota, argumenta que la prioridad la tienen los referendos del agua y de cadena perpetua, a los que ayer, sorpresivamente, el Gobierno aceptó tramitar. “Hay que respetar la iniciativa del pueblo como lo establece la Constitución y hay que respetar la obligación del Congreso de examinar esas iniciativas. Los referendos se deben someter a consideración del pueblo colombiano”, agregó Uribe.

Sin embargo, la idea es hacerles ajustes. En el referendo de cadena perpetua, la propuesta es que sea un juez quien defina si un caso la merece o no, dándoles prioridad no sólo a los casos de violación a menores de edad, sino también a personas con incapacidad de resistirse. Sobre la iniciativa del agua, el Primer Mandatario dijo que debe modificarse el texto para que se especifique que el agua y los humedales son propiedad de la nación y por lo tanto no pueden ser apropiados “ni por particulares, ni por grupos étnicos”.

Una vez resuelto el tema de estos dos referendos, el Gobierno espera que la reforma política pueda evacuarse dentro de las próximas 48 horas. “Nos parece de la mayor importancia, porque autoriza la sanción a los partidos que incluyan en sus listas a personas que tengan vínculos con la delincuencia y exige total transparencia de la financiación”, dijo Uribe. No obstante, trascendió que en la reunión, se trató de comprometer a Karime Mota con la discusión urgente de este asunto, pero ella se habría “escapado” de Palacio.

“Salí antes de terminar porque tenía un compromiso”, le dijo Mota a El Espectador, y agregó: “Vamos a hacer todo lo posible por evacuar esos proyectos entre miércoles y jueves, pero no sé si alcance”. El optimismo del Presidente alcanzó hasta para buscar acercamientos con la oposición: “Invitamos a los partidos de oposición a que estudien la manera de apoyar conjuntamente con la bancada de Primero Colombia estas iniciativas que hoy se han examinado, sólo en la dimensión del superior interés de la Patria y la defensa de la democracia, por encima del pensamiento del Gobierno o del Congreso”.