Elevan cargos a secretario jurídico de Presidencia

Edmundo del Castillo tendrá que responder por la reunión que hubo con delegados de 'Don Berna'.

Un año después de la polémica reunión en la Casa de Nariño entre emisarios de Diego Murillo, alias Don Berna, y funcionarios de Palacio, la Procuraduría elevó pliego de cargos en contra del secretario jurídico Edmundo del Castillo. Según el Ministerio Público, Del Castillo no le dio traslado a tiempo a la Fiscalía a las supuestas pruebas que le entregó el abogado de Berna, Diego Álvarez, en las que, presuntamente, se confirmaba que magistrados de la Corte Suprema de Justicia estaban manipulando testigos.

En la misma decisión, la Procuraduría le pidió a la Fiscalía que investigue al funcionario por omisión de denuncia y abuso de función pública. Asimismo, le solicitó a la Fiscalía que indague al abogado Diego Álvarez por falso testimonio y al fiscal Néstor Rangel —quien sirvió de puente entre el abogado de Don Berna y Del Castillo— porque si tenía conocimientos de irregularidades en la Corte debió haberlas informado a la Fiscalía.

Más allá de la polémica, la providencia del procurador Alejandro Ordóñez despeja dudas sobre el presunto complot de funcionarios de Palacio para desacreditar a la Corte. “Al develarse la verdad podemos afirmar que no es dable sostener que en el interior del Gobierno se hubiese fraguado un plan o complot contra la Corte Suprema, tanto que incluso como resultado de estos acontecimientos no existe prueba alguna de montaje o manipulación de pruebas”, sostiene la decisión.

La investigación constató además que la ex subdirectora de análisis del DAS Marta Leal adulteró un informe judicial en el que se reseñó lo acontecido en la reunión del 23 de abril del año pasado y que lo hizo como consecuencia de la publicación de la revista Semana en la que se develaban detalles de este encuentro. Por eso ella y la ex directora del DAS María del Pilar Hurtado están siendo investigadas por la Procuraduría.

Por último, en el expediente se hace referencia al extraño comportamiento de Henry Anaya, un ex registrador que se le presentó al abogado Álvarez como funcionario de la Corte Suprema de Justicia y que le ofreció rebajas procesales y mejores condiciones de reclusión a su cliente, Don Berna, si éste supuestamente acomodaba sus declaraciones para comprometer al presidente Uribe. Según el expediente, Anaya, además de solicitarle dinero a Álvarez para sus gestiones en la Corte, le hizo saber que había tenido reuniones con el magistrado Iván Velásquez, encargado de las investigaciones de la parapolítica.