La voz de Hannah

Miley, en realidad, es tan auténtica como su personaje en la serie ‘Hannah Montana’ pero no tiene que esconderse.

No saben quién es George Clooney y les cuesta reconocer a Jennifer Aniston, pero basta con sólo mencionar el simple nombre de un programa de TV como Hannah Montana, para que millones de niños identifiquen inmediatamente a su ídolo más cercano: Miley Cyrus. Y con una versión en cine donde estrena doce nuevas canciones, se entiende que ya haya recibido el equivalente juvenil del Oscar, con el premio Nickelodeon, que recibió entre lágrimas “porque pensaba que no iba a ganar” (lo entregaba la competencia de Disney). Con una asombrosa madurez, además de una impresionante humildad a pesar de la fama internacional, sin la rubia peluca de Hannah Montana, Miley nos sorprendió con las ganas de aprender español para tomar en cuenta a la joven comunidad hispana que la sigue tan de cerca. “Mi perro se llama Loco y a veces dejo algunos saludos en español a mis fans de Facebook”.

¿Cómo les explicamos tu fama de superestrella a las generaciones que no te conocen?

¿Será porque soy la mejor? (Ríe). No. Creo que es por el programa de televisión de Hannah Montana y la película que está por salir. Se siente muy real y yo misma siento que a pesar de tener que afrontar todo los paparazzis y cosas así, la gente no se acuerda de que soy un ser humano. Supongo que a veces hay quienes olvidan el respeto y la privacidad, pero es importante recordar que yo soy una persona y tengo sentimientos y todas esas locuras. Espero que la película le demuestre a la gente que todo es verdad.

Con toda la fama por delante, Miley Cyrus apenas tiene 16 años y nació el 23 de noviembre, en Tennessee, tal cual como su personaje de Hannah Montana. Pero la verdadera Miley tiene otra historia, completamente distinta. Sin esconderse detrás de ninguna identidad secreta, se crió viendo cómo la fama pasaba por otro cantante, su padre Billy Ray Cyrus (Miley nació exactamente el mismo año 1992 que Billy Ray conoció la fama con el tema Achy Breaky Heart). Incluso, ya habían trabajado juntos en la serie de televisión Doc, antes de que el director Tim Burton la contratara para la película Big Fish. Para cuando llegó la hora de tomar las primeras pruebas de la serie Hannah Montana, Miley apenas tenía 12 años y en los estudios Disney pensaban que era demasiado jovencita para el rol. Pero después de insistir, durante dos largos años, terminaron contratándola para la historia sobre una famosa cantante adolescente que trata de conservar una vida normal, lejos de la fama.

¿‘Hannah Montana’ también tiene sabor latino con ‘el Rico’ interpretado por Moises Aries?

Él es muy ‘cool’ y todo un caballero con las ‘señoritas’. El otro día estábamos tomando unas clases juntos y Moises empezó a hablar en español, aunque nadie tenía idea de lo que decía. Me enojo cuando eso pasa y siempre le pido a mi maestra o a alguna amiga que me traduzca, porque es muy divertido. La madre, la familia, es de Colombia y ella siempre me traduce lo que él dice, pero en verdad, Moises nació en Georgia. A mí me encanta.

¿Personalmente te gustaría tener una identidad secreta como tu personaje?

Sería divertido, de vez en cuando (tener una identidad secreta como Hannah Montana). Pero también el solo hecho de ser yo misma es lo que me encanta. Si alguna vez tuviera que cambiar para convertirme en otra persona que tenga que vivir esa vida, probablemente preferiría quedarme en mi casa, porque todo esto es mucho más que un trabajo para mí. La música es mi pasión, me encanta hacer cine, pero tampoco puedo permitir que aquello me controle, porque si no, sólo sería una marioneta.

¿Crees que la gente tiene una idea equivocada sobre la verdadera Miley Cyrus?

Seguramente sí. Supongo que siento lo mismo que muchas personas que están agradecidas por sus admiradores y están felices con lo que hacen. Pero hay una gran diferencia entre amar tu trabajo y vivir para tu trabajo. A mí me gusta el lado artístico y por eso siempre digo que en cierto momento me gustaría hacer otras cosas. Mi padre me enseñó que todo tiene que ver con el momento. Si el momento no es el correcto, nada se concreta. Yo lo escucho a papá... de vez en cuando. Y cuando llegue el momento correcto, podré hacerlo.

¿Y cómo se siente cuando los adolescentes te toman como ejemplo o te idolatran?

Bueno, son dos temas diferentes. Si me ven como ejemplo, estoy de acuerdo. Pero si me ven como un ídolo, no, porque un ídolo es alguien a quien te gustaría replicar. Yo no deseo que nadie pierda la personalidad que tiene, porque ahí es cuando se pierde la chispa. Y yo creo que la gente le gusta o se identifican conmigo porque yo no trato de cambiar.

Temas relacionados