Cuando empatar es perder

Tras la igualdad en el clásico, a Santa Fe y Millos se les acabó el margen de error para clasificar a los cuadrangulares.

La última jugada del clásico bogotano 255, que terminó empatado a un gol, no pudo resumir mejor lo ocurrido en El Campín. El delantero de Santa Fe Julio Gutiérrez terminó de rodillas, mientras más de un jugador de Millonarios se tomó la cabeza a dos manos.

No era para menos. El chileno tuvo el triunfo albirrojo, pero su remate salió a milímetros del arco azul que por poco paga caro el haber desaprovechado tantas ventajas, propiciadas por el pésimo arbitraje del central antioqueño Adrián Vélez, quien fue el protagonista del juego gracias a sus equivocadas decisiones: dejó de sancionar un penalti a favor de los embajadores, le pitó uno inexistente, en dicha jugada expulsó a Agustín Julio e intentó compensar al mostrarle doble amarilla a Johnattan Estrada.

La impotencia cardenal contrastó entonces con la incapacidad embajadora, ya que los de Quintabani pese a tener durante 20 minutos dos hombres de más y al rival con un arquero improvisado (Javier Arizala reemplazó al cartagenero porque ya se habían hecho los tres cambios), nunca generaron riesgo.

“Es difícil trabajar contra esto (el arbitraje nacional) y uno al hablar del tema es echarse una lápida encima, así que lo único que les puedo pedir a los árbitros es que revisen y se preparen”, fue lo único que la resignación le permitió decir a Julio, que al igual que Alejandro Bernal —sufrió esguince de rodilla y estaría seis semanas fuera de las canchas, serán bajas el miércoles frente al Cúcuta en el General Santander.

Los de Bolillo están obligados a sumar en la frontera, ya que de los 15 puntos que les restan deben sumar al menos 12 (visitarán además a Caldas y Cali, mientras en Bogotá enfrentarán a Nacional y Pasto). Millonarios, por su parte, debe ganar los cinco partidos (contra Envigado, Pereira y América en El Campín; y frente a Medellín y La Equidad a domicilio) para llegar a 27 unidades y pelear alguna opción.

Empatar era el peor negocio para ambos y aún así las matemáticas todavía les permiten soñar con la clasificación a rojos y azules, ¿pero a cinco jornadas de definirse los semifinalistas su fútbol avala tal ilusión? A La Equidad, en cambio, le sobran razones para estar en el grupo de clasificados y así lo demostró este domingo en Techo, donde goleó 3-0 al América.

Otros que dieron pasos en firme en la fecha 13 fueron Júnior y Quindío con sus triunfos a domicilio sobre Pereira y Medellín, respectivamente, como también Cali, que superó al Caldas en el Pascual. Envigado se metió a los ocho tras ganarle 1-0 al Tolima en el Polideportivo Sur, mientras Huila venció al Pasto y Cartagena a Nacional.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Los valientes

Sección: 
Deportes

Jarlan y su hasta pronto

Franco Armani y el valor de confiar en uno mismo